Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Traspasos

Ni con siete fichajes basta, Xavi aún pide más

El técnico del FC Barcelona busca laterales para reforzar la defensa y Bernardo Silva

El técnico del FC Barcelona, Xavi Hernández. EP

Empezó LaLiga de mala manera para el Barça con ese empate en el Camp Nou contra el Rayo y la certeza de que aún quedan asuntos esenciales por mejorar en la plantilla. El mercado sigue abierto hasta el 31 de agosto y Xavi continúa pidiendo fichajes para fortalecer su proyecto, a pesar de que se han invertido más de 200 millones de euros.

Pero no es suficiente. Quiere más. Con siete incorporaciones (dos en invierno y cinco en este frenético verano) no se siente aún el técnico complacido, quien reclama la incorporación de dos laterales para fortalecer la defensa tras insistir, al mismo tiempo, en la llegada de Bernardo Silva, el centrocampista del Manchester City, a pesar de que está tasado en 100 millones de euros.

El Barça continúa incompleto en el campo. Y en el vestuario. El tiempo se le echa encima a Mateu Alemany, el director de fútbol del club, que ha tutelado junto a Jordi Cruyff, director deportivo, la larga y profunda reconstrucción de la plantilla.

Roberto, Christensen, ter Stegen, Lewandowski, Raphinha, Kessié, Abde, Torre y Pjanic, en el estadio del Red Bull. FCB

Larga porque arrancó en enero (Ferran Torres y Aubameyang fueron entonces dos fichajes de presente inmediato para salvar la temporada y colarse en la Champions) y profunda porque con Lewandowski, Koundé y Raphinha se apuntalaban las zonas sensibles del proyecto (un nueve, un central y dinamita ofensiva para minimizar la dependencia del imprevisible Dembélé), además de llenar el armario con recursos nuevos y baratos: Kessié y Christensen llegaron gratis al Camp Nou. 

Pero Xavi pide más. Xavi considera que necesita más. En su plan inicial ya estaba anotado la llegada de dos laterales. Azpilicueta le hubiera venido de maravilla en el flanco derecho porque habría aportado oficio, jerarquía y liderazgo en el vestuario, además de polivalencia porque conoce también la vida en el eje de la zaga.

El agujero que dejó la negativa de Azpilicueta

Aunque el navarro (32 años), tras esperar al Barça, decidió no moverse de Stamford Bridge donde es capitán y símbolo del Chelsea tras encadenar 10 temporadas llenas de compromiso. Dejó, por lo tanto, un agujero por llenar para el técnico azulgrana, que debe mirar ahora hacia segundas o terceras opciones.

En la banda izquierda más de lo mismo. Marcos Alonso, el lateral del Chelsea, es el elegido, pero el Barça debe antes aligerar masa salarial y encajar el fair play porque Koundé no está inscrito aún. Como pretendía con Azpilicueta, Xavi necesita jugadores de impacto inmediato para competir con Jordi Alba, el único jugador que no tiene doblado el puesto en esa lujosa plantilla que tiene entre manos.

Apuesta por impacto inmediato

Marcos Alonso reúne ese perfil que reclama el técnico en esa zona del campo donde no ve conveniente apostar en un curso de tanta exigencia por Balde (18 años), el joven que viene de La Masia. No hay tiempo para aprendizajes porque Xavi también sabe, una vez elevado el nivel de exigencia, que no tiene tiempo. Es ahora o ahora.

Esa necesidad resulta perentoria porque en el Barça coincidieron , por ejemplo, el duelo contra el Rayo con Sergi Roberto (lateral derecho inventado por Luis Enrique) y Jordi Alba (el único propietario de la izquierda desde hace ya más de una década). Síntoma de que la renovación no ha llegado a esa posición, que ha adquirido una trascendencia espectacular en el fútbol moderno.

Necesita el técnico actualizar y mejorar los laterales, un factor esencial en el fútbol moderno

decoration

Basta ver al City de Guardiola o al Liverpool de Klopp, donde las alas defensivas resultan capitales en la estructura de juego. El Barça se ha quedado anticuado. Y Xavi, consciente de ese déficit, reclama un esfuerzo económico (serían, al menos, entre 20 y 25 millones por las dos nuevas piezas) para regenerar las bandas antes de que la persiana del mercado se cierre el próximo 31 de agosto. 

La viabilidad de la última reforma de la plantilla depende de hallar mercado a Dest, Frenkie de Jong y Memphis, además de ajustar el fair play salarial

decoration

Y para que la felicidad del técnico sea completa bastaría la que considera imprescindible llegada de Bernardo Silva, un interior que sí se ajusta a lo que él demanda, capaz como es el portugués de adaptarse a diversos roles, dispuesto como está a dejar ya Manchester para descubrir la Liga española.

También necesita Xavi un centrocampista experimentado como el luso (28 años) para contrastar el gran talento juvenil de Gavi (18) y no depender únicamente de la magia de Pedri (19), cuyas lesiones la pasada temporada dejaron al equipo a oscuras.

Pero esos planes de última hora para completar la plantilla con un esfuerzo final quedan todos pendientes de encajar el fair play salarial, además, claro, de que las salidas (Memphis, Dest, que ni fue convocado ante el Rayo, Umtiti y Braithwaite y, tal vez, Frenkie de Jong o Aubameyang) se hagan antes del 31. 

Por eso, Xavi insiste y aprieta. Insiste para reequilibrar una plantilla que está descompensada (no hay, por ejemplo, ni un solo central zurdo o lateral izquierdo más allá de Alba) y aprieta para tener los recursos necesarios para destronar al Madrid en la Liga.

Compartir el artículo

stats