Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

DE ALCAÑIZ A JAPÓN

'Operación Motegi': 380.000 kilos de material, 4 Boeing 747 y tres noches sin dormir

La compañía Dorna y los trabajadores de los circuitos de Motorland y Motegi han conseguido un récord absoluto, desmontar y montar todo el 'paddock' del Mundial de motociclismo en solo tres días | Los organizadores del Gran Premio de Japón, cita de este fin de semana, han tenido que anular los primeros ensayos de mañana debido a que no se ha podido cablear todo el trazado a tiempo

El equipo Aprilia recoge su material en Motorland. MOTOGP.COM / DIEGO SPERANI

El Mundial de motociclismo ha hecho, de nuevo, equilibrios en tierra y aire para poder cumplir con un calendario que parecía imposible. De Alcañiz (Aragón) a Motegi (Japón), más de 10.000 kilómetros una localidad de otra. Y han llegado a tiempo tras tres días y sus noches trabajando sin descanso. Eso sí, ha tenido que sacrificar, como poco, una de las dos sesiones de entrenamiento del Gran Premio de Japón, que se celebra este fin de semana en el circuito de Motegi, propiedad de la firma Honda, que está atravesando uno de los baches y crisis más profundas de su exitosa vida deportiva. El sacrificio no ha sido, no, porque el material de los equipos, es decir, las motos no hayan llegado a tiempo a los boxes de Motegi, sino porque será imposible completar el cableado televisivo de todo el trazado antes de mañana viernes.

Hecho histórico

La actividad en el circuito de Motorland, Alcañiz, una vez concluidas las carreras del Gran Premio de Aragón, fue frenética, lo nunca visto. Decenas y decenas de trabajadores, incluidas las 2.000 personas que componen la familia del ‚paddock‘, los miembros de los distintos equipos de todas las categorías, tuvieron que recoger contrareloj todo el material y meterlo en sus cajas correspondientes para que pudiesen ser trasladados, de inmediato, al aeropuerto de Zaragoza.

Y es que, en MotorLand Aragón, se vivió un hecho histórico ya que es la primera vez en el Mundial de MotoGP que el propio circuito ha sido utilizado para preparar todo el dispositivo para embarcar directamente el material desde el circuito en los aviones con destino a Japón. Un trabajo que comenzó nada más acabar las carreras y que no finalizó hasta la mañana del lunes.

Todo el proceso estuvo supervisado por una empresa privada certificada por la AESA (Agencia Estatal de Seguridad Aérea) para chequear y verificar todo el material que, posteriormente, se metió en los cuatro aviones Boeing 747, dos de la compañía Qatar Airways y dos de Cargolux, de gran carga que estaban esperando en Zaragoza. De esta forma, en el propio circuito se inspeccionó todo el material, se llevó a una zona limpia sin inserciones externas y se paletizó todo el material para que, tras meterlo en los camiones y certificar que todo estaba correcto, pudiese trasladarse directamente para cargarlo en los aviones en el aeropuerto de Zaragoza. Un control absoluto de la carga con el objetivo de acortar los plazos para llegar lo antes posible a Japón.

Las cajas con las motos, listas en el 'paddock' de Motorland. MOTOGP.COM / DIEGO SPERANI

Durante todo este proceso, se programaron tres grandes zonas de trabajo: ‚pit lane‘, zona de TV ‚compound‘ y zona de boxes (del 25 al 36). Así, el ‚pit lane‘ fue lo primero que se vació para dejar paso a los camiones (17 en total los que pasaron por el ‚pit lane‘ para cargar en esta primera tirada) y así se organizasen para poder recibir los diferentes materiales que trasladarían al aeropuerto de Zaragoza, que se convirtió, logicamente, en la base para transportar el material.

Un pasillo de camiones

Por otro lado, en la zona del TV‚ compound‘ (dentro del ‚paddock‘ de MotorLand) también comenzó otra carrera para recoger todo el cableado, antenas y diferente material que utilizan las televisiones para poder retransmitir las carreras. Por último, de los boxes 25 al 36 también se utilizaron como zona de carga de camiones. Paralelamente, otros 7 camiones extra se situaron en otra zona del circuito listos y esperando la llamada para ir cargando materiales.

Las cajas del equipo Suzuki, en Motorland. MOTOGP/DIEGO SPERANI

Además, había otros 7 camiones rotando entre circuito-aeropuerto-circuito para transportar todo. Así, la actividad desde el domingo a las 17h y hasta la madrugada del lunes al martes fue a contrarreloj y con un laborioso plan de trabajo bien planificado por Dorna. Primero los equipos con el desmontaje del material en cada uno de los boxes; segundo, los controles de todos los materiales (herramientas, recambios, equipamientos, material…) para, posteriormente, paletizar y embalar para poder meterlo en los diferentes camiones, precintar absolutamente los mismos y poner rumbo al aeropuerto de Zaragoza; una vez allí meter la carga en los aviones directamente y volver al circuito para realizar nuevamente el mismo procedimiento.

Los cuatro grandes aviones llegaron, finalmente, al aeropuerto de Narita, en Tokio, dos el martes al mediodía y los otros dos, el miércoles a la misma hora. Aún quedaba trasladar a Motegi los 380.000 kilos de material, entre los que estaban las 96 motos para competir, lo que significaba, de nuevo, una larga fila de camiones recorriendo los 150 kilómetros que separan el principal aeropuerto de la capital japonesa del precioso trazado de Honda.

Compartir el artículo

stats