J osé Manuel Llaneza ya es leyenda eterna del Villarreal CF. La noticia de su fallecimiento dejó en shock al mundo del fútbol y las muestras de pésame desbordaron todas las previsiones en la sede del club amarillo. Luchó hasta el final, como un competidor nato, peleando hasta el último segundo del partido contra la leucemia. Su corazón no aguantó más y ha dejado huérfana a la gran familia ‘grogueta’ a la edad de 74 años. Sólo mes y medio después de la muerte de su esposa Encarna, que le causó un impacto emocional.

Celebración de la Europa League conquistada en Polonia en 2021. mediterráneo

La historia del crecimiento del Villarreal se escribe con el puño y letra de José Manuel Llaneza. Pascual Font de Mora le fichó como gerente en 1994, con la recomendación de Carlos Simón, cuando el club se componía de unas pequeñas oficinas en la Caixa Rural de Vila-real, con Manolo Parra como administrativo y hombre para todo, y la ayuda a media jornada de Manolo Gumbau. Era otro fútbol. Otro Villarreal, pero con cuya semilla germinó el proyecto de un club grande, respetado y admirado en España y en el mundo.

Llaneza junto a Vicente del Bosque. mediterráneo

El club aspiraba a salvarse del descenso de Segunda y lo logró milagrosamente gracias a una de esas carambolas del fútbol. Llaneza, el inspirador del gran Villarreal que llegaría, empezaba a trabajar, sin experiencia en el fútbol profesional, aunque había ocupado la presidencia del CD Puzol. Hijo de un importante empresario del hierro que llegó a tener 4.000 empleados, pasó a trabajar en el sector de los neumáticos durante unos años tras la suspensión de pagos de la empresa familiar.

Junto a Manuel Pellegrini antes de un viaje europeo. amparo simó

Y en 1997 llegó el punto de inflexión. Llaneza convenció a Fernando Roig para que adquiriera el club a Pascual Font de Mora. Desde entonces, la progresión ha sido imparable.

Con el dúo Roig-Llaneza se gestó una de las historias más increíbles que se pueden contar y que ha sido objeto de estudios en universidades. El propio Llaneza explicó el modelo Villarreal en la Complutense de Madrid ante una audiencia absorta.

«Un sueño sobre sueños», repetía el que ha sido gerente, consejero delegado, vicepresidente y parte del corazón de un club que ha asombrado al mundo. La gesta de una ciudad de 50.000 habitantes, que suma 23 años en Primera , que ha estado a las puertas de dos finales de Champions y ha ganado una Europa League al Manchester United, y que estuvo a nada de quitarle la Supercopa de Europa al Chelsea. En ese tiempo también ha sido subcampeón de Liga.

Llaneza hizo suyas frases geniales. «El Villarreal no ha tenido suerte, ni le ha tocado la lotería, ni es un milagro. Es el triunfo de una idea», declaraba con orgullo cuando se refería al club de su vida. Lo repetía una y otra vez con esa pasión que le distinguía y que le hacía irrepetible.

Presentación de Robert Pirès. jm lópez

Su figura y su carisma eran producto de su gran empatía y carácter, además de una inteligencia especial y una memoria prodigiosa, sobre la que siempre bromeaba diciendo que la aparición de «esos aparatitos» (en referencia a los móviles de última generación), le habían quitado protagonismo porque él era como un buscador de Google que te ofrecía el dato concreto al instante.

Durante su enfermedad recibió llamadas de figuras del fútbol de toda índole. Esta tarde, se oficiará un funeral en su memoria en la Iglesia de Santa Marta de Puçol a partir de las cinco de la tarde. Llaneza, leyenda eterna. No solo en el Villarreal, sino también en el fútbol español.