Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Extremadura

Una futbolista denuncia una "salvaje" agresión post-partido en Cáceres

La joven tiene rota la nariz tras recibir "más de 30 puñetazos" de una jugadora del Féminas Don Benito

La nariz de la joven futbolista, sujetada tras ser atendida este lunes. Cedida

Ocurrió en la tarde del domingo, en el campo número uno de las instalaciones del complejo Manuel Sánchez Delgado de Cáceres, justamente cuando la árbitra del encuentro decretó el final del Cacereño Atlético Féminas-Féminas Don Benito, correspondiente a la Primera Extremeña de fútbol femenino

"Fue increíble. Mi hija recibió más de 30 puñetazos y varias patadas. Por eso tiene la nariz rota. Otras dos compañeras también tienen problemas en una costilla y un ojo, y no sé si van a denunciar". La madre de una jugadora local de 17 años describe con crudeza su versión, una vez confirmada la denuncia cursada en la Policía Nacional de Cáceres por lo que se considera como una "salvaje" agresión por parte de una futbolista del conjunto visitante, C. G. G., ésta mayor de edad.

"Mi hija es delantera. El partido estuvo bastante tenso. Ella es muy rápida y la otra estuvo agarrándola durante todo el partido", sostiene la madre en declaraciones a El Periódico de Extremadura, del grupo Prensa Ibérica, antes de quejarse de que por parte de la que señala como la agresora y el equipo de Vegas Altas "estuvo mofándose después de ellas, encima”. 

La deportista presuntamente agredida, en efecto, ya tiene diagnóstico: rotura de los huesos propios de la nariz, tras ser reconocida por el médico en el Hospital Universitario. "La llevamos a Urgencias y no pensé que era para tanto. No se sabía si era mejor operarla o no. Al final lo que han hecho ha sido sostenerle la nariz", agrega.

"Fue justamente al final. Casi no nos dimos cuenta al principio, pero todo el mundo está de testigo de la agresión", explica. El partido acabó con 1-2 a favor de las dombenitenses. "Esto no se puede consentir", recalca.

"Justamente al finalizar el partido, una jugadora del otro equipo se ha dirigido a ella y sin mediar palabra ha comenzado a darle puñetazos en la cara y por todo el cuerpo, sin poder repeler la agresión", consta literalmente en la redacción la denuncia de la jugadora verde, cuya familia pide justicia tras este suceso y que pelearán por ello con todas las consecuencias que se deriven.

La versión dombenitense

Por su parte, el presidente del Féminas Don Benito, Miguel Cidoncha, explica lo sucedido desde el punto de vista del equipo calabazón y remarca que la jugadora presuntamente agredida fue quien se dirigió primeramente a C. G. G., "golpeándola por detrás. No es justificación, pero no deja de ser una trifulca que ha sido reflejada por el árbitro", comenta.

No obstante, el presidente del club calabazón señala que "no se puede consentir" un hecho así, pero puntualiza que el incidente vino provocado "por el cúmulo de tensión del partido, ya que ellas esperaban vencer".

Asimismo, manifiesta que "faltó paciencia" por todas las partes y agrega que el conflicto viene de asuntos particulares fuera del campo. "El fútbol es el punto de encuentro entre ambas y un roce es el que hizo saltar la chispa", añade el dirigente.

Del mismo modo, Cidoncha dice que el trío arbitral "no supo frenar el tema" y subraya que pidió disculpas al club cacereño y al entrenador del conjunto rival al tiempo que espera que un incidente de este tipo "no vuelva a ocurrir" y que la jugadora “está arrepentida".

Desde el club dombenitense señalan que su jugadora en cuestión, natural de Villanueva de la Serena, "no esperaba una agresión física" como la sufrida al término del partido y que el equipo local “estaba más molesto por nuestra celebración por haber ganado el partido que por el hecho en sí", dice Cidoncha del Cacereño Femenino.

Desde el Cacereño Femenino dicen que van a apoyar en todo lo posible a su futbolista, aunque en realidad, al ser menor de edad, todo se dilucidará con la denuncia que se ha registrado en las dependencias policiales.

Compartir el artículo

stats