Veintisiete años y 37 segundos separan a la palentina Ana Isabel Alonso y la catalana Marta Galimany, que este domingo ha arrebatado el récord de España de maratón a la exatleta, quien le ha deseado que "lo disfrute al menos tantos años" como ella.

"Sabíamos que tenía el récord en sus pies. Se han alineado todos los astros en Valencia", ha asegurado en declaraciones a EFE Ana Isabel Alonso, que ha tenido la "satisfacción" de mantener el título de campeona de España de Maratón (2:26:51) durante 27 años.

Ella lo consiguió en San Sebastián en 1995 y este domingo ha seguido la carrera muy atenta, desde su casa en Palencia, con el café del desayuno, desde el principio hasta el final. "Me he levanto solo para verla", asegura. Como lo ha hecho otras muchas veces porque sabía que su título "tenía los días contados".

"He disfrutado mucho", reconoce. "Cuando faltaba un minuto y medio para el récord y he visto que ya estaba pisando la alfombra azul, sabía que ya lo tenía en sus pies y al final se ha certificado: 2:26:14", relata a EFE poco después de ver cómo Galimany había batido en Valencia su plusmarca nacional.

En cuanto ha podido la ha llamado para felicitarla y para desearle que "disfrute al menos tantos años como ella con el récord en la mano", asegura.

"Me alegro un montón porque el que la sigue la consigue y ella no ha dejado nunca de intentarlo. La maratón de Valencia es de las más bonitas, ha hecho un día estupendo y a ella le ha pillado en plena forma y ha saltado el récord", ha manifestado Alonso, que se queda con "la cara de felicidad que tenía cuando entraba" y con la satisfacción personal de haber tenido el título en sus manos 27 años.

Atletas olvidadas

"No me puedo quejar porque lo he tenido 27 años y lo llevo en el corazón" asegura, mientras señala que una vez que te quitan el récord dejas de ser "Ana Isabel Alonso récord de España, te quitan el apellido y ya no se acuerda nadie de ti".

Lo sabe, porque antes de tener ese "apellido" tuvo otros: récord de España de media maratón, récord de España de 10.000, o campeona de España de cross en distintas disciplinas más de veinte veces. "Pero al año siguiente es otra persona. Los atletas pasan y cuando ya no tienes un título de ese renombre, pasas. Sobre todo en el caso de las atletas femeninas", asegura esta palentina que se retiró del atletismo de alto nivel después de la Olimpiada de Sidney en el año 2000, aunque nunca ha dejado de vivirlo y disfrutarlo.

Por eso se reconoce afortunada de haber seguido "un poquito viva" porque seguía teniendo un título que durante estas casi tres décadas ha sido muy perseguido por otras atletas, que se han quedado muy cerca de batirlo, -incluida la propia Marta Galimany hace dos años-, e "incluso por los medios de comunicación que ya tenían ganas de dar la noticia de que se ha batido el récord de España", bromea Alonso.

Además de 27 años y 37 segundos, a estas dos mujeres les separan décadas de avances en el atletismo, desde aquella Ana Isabel Alonso que fue a San Sebastian en 1995 cuando ya era una atleta olímpica para llevarse un premio que no tenía ninguna compensación económica, hasta la Marta Galimany de 2022.

"Yo lo hice en una maratón con poco volumen de personas, la participación era mínima, no teníamos premios que nos estimularan. Todo ha cambiado mucho", afirma.

Por eso considera que "esto es un triunfo para todo el atletismo femenino" porque con todos los avances y el esfuerzo que se hace para mejorar las marcas, no parecía muy normal que ninguna atléta española hubiera batido un récord de larga distancia como este. Aunque también reconoce que "todo esto da más valor a su récord".