JJ. OO. 2024 | Valencianos hacia París

El ‘mago’ Quique Llopis llega a París como subcampeón de Europa

El pupilo de Toni Puig ha mejorado cuatro veces esta temporada su marca personal (13.09), y tras la plata en Roma, y la revancha en Madrid ante el campeón Europeo, ha revalidado el título de campeón de España en La Nucía

Quique Llopis, con la varita de mago en la sede de la Fundación Trinidad Alfonso. | J. M. LÓPEZ

Quique Llopis, con la varita de mago en la sede de la Fundación Trinidad Alfonso. | J. M. LÓPEZ

j. v. belda

Quique Llopis afronta sus primeros Juegos Olímpicos con 23 años con la ilusión y la magia de un fan declarado de la saga Harry Potter. Con la misma varita que le permitió cerrar como subcampeón de Europa un día que arrancaba con un nulo y una amonestación en las semifinales de 110 metros vallas. El de Bellreguard, con su seriedad habitual, no se amilanó y no solo acabó segundo mejorando su marca personal en la semifinal, sino que en la final repitió para dejar su MMP en 13.16 (tercera vez que le arañaba segundos esta temporada), solo superado por el italiano Lorenzo Simonelli, líder europeo del año con 13.05. Su medalla de plata continental es el mejor resultado de su vida, que se añade al cuarto puesto en el Mundial en pista corta de Glasgow. El pupilo de Toni Puig tardó unos días en asimilar su nueva condición: «Se me hace raro saber que soy subcampeón de Europa. No me lo acabo de creer. Me he quitado un gran peso de encima».

El de Bellreguard había arrancado el año con 13.26 en mayo en el Desafío Nerja, su mejor registro hasta entonces y el más rápido del año en España, quinto en el ranking europeo. Tras rebajar dos veces más esa marca, sabe que con 23 años está aún muy lejos de su techo. También lo sabe su entrenador, Toni Puig. Ambos se benefician del momento dulce que atraviesa en España una prueba que Orlando Ortega puso en el mapa, y a la que se han sumado Asier Martínez y Kevin López en una sana competencia que les ayuda a todos. «Orlando me felicitó y me motivó después de Roma a que siguiese luchando pues piensa que puedo hacer su récord de España (13.04). Yo le dije que eso es una barbaridad. Es un grandísimo deportista dentro y fuera de la pista», dijo sobre Orlando, que reapareció en el Europeo tras una larga lesión.

«La federación llevo al Europeo un biomecánico y en los últimos parciales hay muchas cosas que mejorar y arañar centésimas. Da tiempo a mejorar. Toca cuidarse y prepararse. Primero hay que llegar a París, estar en un buen estado de forma e ir pasando las rondas», apuntaba Llopis tras «una medalla liberadora» en pleno camino hacia París. «Vamos a seguir trabajando igual y no va a cambiar nada. Toni (Puig) lo ha llevado siempre de maravilla para llegar al momento exacto en plena forma. Confío en él, haremos alguna competición, pero tampoco mucho más», agregó Llopis, que apenas una semana después, en su reaparición en la reunión de Madrid en Vallehermoso, se desquitó de Roma con el triunfo por tres centésimas ante Lorenzo Simonelli (13.21). Y siguió haciendo magia en La Nucía, cuando revalidó su título de campeón de España al aire libre con la octava mejor marca mundial del año en 110 m vallas (13.09), a solo cinco centésimas del récord de España de Orlando Ortega.

Llopis, confeso seguidor de Harry Potter, fue obsequiado por el Proyecto FER con una varita para seguir haciendo de las suyas en su debut en los Juegos Olímpicos. Una ‘magia’ que en Roma le permitió mantener la calma y no levantarse de los tacos sabedor de que le iba a caer un ‘nulo’ en la semifinal por haberse movido. «Intenté mantener la calma porque sabía que en principio no era descalificación, fue un movimiento, pero no salí. Siempre tienes la pequeña duda. Cuando vi la tarjeta amarilla estuve en calma totalmente como si volviésemos a empezar. Esa medalla es la recompensa al buen trabajo de todos estos años y una motivación extra para los Juegos Olímpicos», manifestó. n