17 de diciembre de 2018
17.12.2018
Sector

El aumento de la factura energética lastra la competitividad del azulejo

Las azulejeras pagarán este año 54 millones de euros más que en 2017 por gas y electricidad

16.12.2018 | 20:48
Interior de una empresa productora de pavimentos y revestimientos cerámicos.

La patrona azulejera Ascer estima que la factura energética sectorial ha registrado este año un incremento del 13 %. Es decir, las empresas españolas productoras de pavimentos y revestimientos cerámicos han pagado en 2018 54 millones de euros más que en 2017, pasando de 410 millones de euros a 464 millones de euros.

Pero es más, los empresarios estiman que en 2019, el coste de la energía podría subir «entre un 5 % y un 10 %», según ha explicado el vicepresidente de la asociación, Francisco Ramos, quien puntualiza que la factura eléctrica sectorial tendrá este año «un incremento medio del 10 %» mientras que la del gas natural registrará «un incremento medio del 14 %». En este sentido, Ramos recuerda que, según Gas Industrial, «la industria española paga el gas más caro de Europa».

Desde Ascer se entiende que el constante incremento de la factura energética y, sobre todo, su desigualdad en este aspecto con sus competidores más directos, como es el caso de Italia, «es un ataque a nuestra línea de flotación ante la imposibilidad de repercutir esos incrementos en el precio final de nuestro producto», según ha manifestado en diversas ocasiones el presidente de la patronal, Vicente Nomdedeu.

«La industria azulejera es un alto consumidor de gas natural y las variaciones del precio tienen una alta incidencia en el coste del producto final», afirma Ramos, quien recuerda que la energía ya supone «el 13 % del valor de nuestras ventas».

La patronal azulejera recuerda que el 45 % de la factura energética que paga el sector no corresponde al producto, «sino a impuestos y a peajes» y se pide a la administración que actúe en ese apartado para mejorar la competitividad de un sector que exporta más de 70 % de sus ventas.

Balance comercial

Pese a todo, el sector azulejero español confía en cerrar 2018 con cifras positivas en todos los aspectos, y a pesar de un importante frenazo en el crecimiento de las ventas que ha obligado en los últimos meses a parar hornos y a adoptar una serie de EREs, tanto temporales como definitivos, que han paralizado el aumento de las plantillas registrado en los tres primeros trimestres del año.

En 2018, el sector productor de pavimentos y revestimientos cerámicos crecerá «en ventas, en producción y en capital humano», según Nomdedeu, quien subraya que los crecimiento dejan de ser de dos dígitos, como había ocurrido en los últimos años, y, en los dos primeros casos, «estarán entre un 1 % y 1,5 %». Con respecto al tema de la plantilla no hay datos oficiales, pero asegura que también son «positivos» y que, por lo tanto, 2018 finalizará con más trabajadores que en 2017.

Las ventas azulejeras españolas sumarán, según las previsiones de Ascer, 3.590 millones de euros, de los que 880 millones de euros corresponderán al mercado nacional que crecerá un 7 %, mientras el de la exportación solo avanzará un 1 % y sumará compras por valor de 2.710 millones de euros. La producción estará en torno a los 535 millones de metros cuadrados. Y con respecto a las previsiones para 2019 explica que, en el mejor de los casos, «creceremos entre un 1 % y un 2 %, y si fuésemos a la baja nos quedaríamos como ahora», afirma Nomdedeu, de cuyas declaraciones se asegurar que, de momento, no se contemplan retrocesos ni en el peor de los escenarios.

Además, el sector azulejero español, cuyo más de 90 % de la producción se concentra en Castelló, mantiene su condición de primer productor de Europa y el segundo exportador del mundo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook