Con el proyecto Energètic, que se puso en marcha el pasado mes de septiembre, el Instituto de Tecnología Cerámica (ITC), con el apoyo del Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (Ivace), está estudiando las diferentes opciones que tiene el sector cerámico para adaptar su proceso de fabricación al futuro escenario planteado por la Comisión Europea hasta el 2050 orientado a una producción industrial sostenible que descarbonice la economía.

Así, el proyecto de investigación Energètic plantea, desde el punto de vista experimental, diversas estrategias de optimización y aumento de la eficiencia energética del proceso de fabricación cerámico, pero también pretende ir más allá y propone alternativas basadas en nuevos procesos productivos.

Para ello, los técnicos del ITC han dividido el proyecto en tres grandes líneas de trabajo que se llevarán a cabo de manera simultánea, durante los tres años de duración del proyecto. En la primera línea de trabajo «se va a contemplar la posibilidad de electrificación del proceso actual, proponiendo la aplicación de bombas de calor en el proceso de fabricación cerámico, y por otra parte, planteando el diseño y construcción de un prototipo de horno eléctrico piloto, con el que se llevarán a cabo diferentes estudios energéticos analizando su viabilidad ante la posibilidad de una futura electrificación del sector», explican fuentes del centro tecnológico castellonense.

La segunda línea de trabajo de Energètic se centrará en la optimización y eficiencia energética, analizando la situación actual del sector en estos términos a través de un estudio que se centrará en el aprovechamiento energético de las corrientes de los hornos cerámicos mediante innovadores intercambiadores de calor, el almacenamiento de esta energía y la monitorización y optimización de parámetros clave relacionados con la combustión.

Otro aspecto que abordará esta segunda etapa es, según las mismas fuentes, «el estudio experimental de la concentración de CO2 presente en las emisiones de los hornos, para así poder conseguir los sistemas más adecuados de captura de este CO2. En esta tarea, se buscará colaboración con las empresas del sector interesadas en analizar la viabilidad de implementar, en un futuro, esta tecnología en sus instalaciones».

La tercera y última línea de trabajo del proyecto Energètic está dedicada al estudio de la incorporación de combustibles alternativos al gas natural y a la integración de energías renovables en el proceso cerámico. Para eso, se analizarán las posibilidades de sustituir o complementar el uso de gas natural por biocombustibles, y las características de la combustión de mezclas de hidrógeno y gas natural.

Todo ello, se llevará a cabo en la nueva cámara de combustión para el ensayo de quemadores que ha sido recientemente instalada en la planta piloto del centro. Esta línea incluye asimismo un estudio sobre las posibilidades de incorporar energías renovables en las plantas de fabricación de baldosas para el suministro tanto de calor como de electricidad.

El ITC ha sido el primer centro en obtener la acreditación de la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC) para determinar el poder de emisión de los materiales a granel pulverulentos, una actividad útil para controlar la exposición de agentes nocivos en el lugar de trabajo y mejorar la fabricación de los productos.

Gracias a estos ensayos, tanto usuarios como fabricantes, higienistas industriales y personal de las industrias, entre otros, podrán obtener información sobre el potencial de emisión de polvo cuando el material a granel se manipula o procesa en el lugar de trabajo, además de proporcionar más datos para que los fabricantes puedan mejorar sus productos.