Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ITC utilizará cáscaras de huevo como materia prima para la fabricación de azulejos

Las empresas castellonenses del sector cerámico Euroatomizado y Maincer toman parte en el proyecto junto a la Universidad de Aveiro

El ITC utilizará cáscaras de huevo como materia prima para la fabricación de azulejos

El ITC utilizará cáscaras de huevo como materia prima para la fabricación de azulejos

El Instituto de Tecnología Cerámica (ITC) va a utilizar cáscara de huevo para abordar el proyecto europeo Life Eggshellence: A potential raw material for ceramic wall tiles que vincula a dos sectores productivos muy diferentes: los de producción y procesado de huevos y el de producción cerámica. Ambos sectores han establecido una simbiosis industrial en concordancia con los principios de la Economía Circular, en este caso, reutilizando los residuos de miles de toneladas cáscaras de huevo para procesarlas como materia prima en la fabricación de azulejos cerámicos.

El proyecto que cuenta con la colaboración de las empresas castellonenses del sector cerámico Euroatomizado y Maincer, así como de la Universidad de Aveiro, en Portugal; y de la compañías Agotzaina, especialista en a la elaboración de ovoproductos líquidos pasteurizados. Un proyecto que, según la investigadora principal de Life Eggshellence en el ITC, la doctora Francisca Quereda: «la idea del proyecto surge al identificar un problema en la industria del procesamiento de huevos, ya que se estima que en Europa se generan alrededor de 150.000 toneladas de cáscaras de huevos cuyo destino son los vertederos».

Los dos países involucrados en este proyecto, España y Portugal, están produciendo actualmente 5.500 toneladas al año de residuos de cáscaras de huevo, en el caso de Portugal y 16.000 toneladas al año, en el caso de España. 

En este sentido, también se subraya desde el ITC que la necesidad de proteger «las materias primas vírgenes y no renovables junto a la experiencia previa de los integrantes de este proyecto en el ámbito del procesamiento de cerámica y valorización de residuos, ha animado al consorcio a tratar de demostrar la viabilidad técnica de la utilización de la cáscara de huevo como materia prima secundaria en la producción de azulejos de cerámica, ya que el carbonato cálcico que contiene la cáscara de huevo se utiliza en las composiciones cerámicas».

«Este proyecto redundará en beneficios económicos, tanto para la industria de transformación de huevos como para la industria cerámica, pero también en beneficios medioambientales, ya que contribuirá a la aplicación de la directiva marco sobre residuos siguiendo los objetivos y metas de la hoja de ruta para una Europa eficiente en el uso de los recursos, entre otros muchos aspectos más», explica la doctora Quereda.

Para eso, será preciso diseñar un dispositivo que ayude a separar la membrana de la cáscara del huevo que es la que contiene el carbonato cálcico, y procesar este para ser utilizado en la composición cerámica. En el caso de la industria cerámica, y en Portugal este bio-carbonato cálcico extraído de las cáscaras de huevo supondría el 18 % con respecto al uso total de esta materia prima (unas 30.000 toneladas al año), mientras que, en el caso de España, reemplazaría un 4 % del total, estimado en unas 150.000 toneladas al año.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats