Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Colorker se marca como reto la mejora laboral de sus empleados

El consejero delegado del grupo empresarial, Manuel Ángel Murillo, asegura que las azulejeras están ahora obligadas a identificar los retos «con mucha más rapidez» para garantizar su éxito

El reto más importante al que se enfrenta Colorker Group a corto plazo «está vinculado con el crecimiento de la empresa, con la forma en la que nuestros empleados trabajen mejor y se sientan más comprometidos, gestionando la incorporación, pero también la retención de talento; así como vinculados con la digitalización, ya que la velocidad con la que se están dando esos cambios es un factor ahora más importante que nunca», asegura el consejero delegado de la compañía, Manuel Ángel Murillo. «Estamos obligados a identificar, analizar y dar enfoque a los retos con mucha más rapidez porque de ello depende el éxito futuro. La incertidumbre y el entorno en permanente cambio son también retos, aunque no futuros, sino presentes, los cuales debemos abordar con firmeza y determinación en la gestión», afirma.

Colorker nació en 1987 y empezó su andadura como fabricante de pavimentos cerámicos. Ahora, cuando se prepara para celebrar el año que viene sus primeros 35 años de historia, la compañía se consolida como un referente en la producción y distribución de pavimento porcelánico y revestimientos de pasta blanca.

El cambio más significativo de la empresa se produjo a principios de 2020, con la integración de Saniceramic en Colorker Group, para dar aún mayor impulso al crecimiento en los próximos años.

Con esta decisión el grupo resultante de la integración refuerza su propuesta de valor que llegará a los mercados a través de sus diferentes marcas, Colorker, ITT, ZYX, Arklam y Creative.

Todas las marcas siguen manteniendo su independencia, preservando así el ADN que les ha llevado a alcanzar su posición actual en el mercado. Actualmente, el grupo empresarial emplea a más de 300 personas, y cuenta con una importante presencia en los cinco continentes, especialmente en Europa, Oriente Medio y Norteamérica.

Colorker Group se enfrenta al futuro cercano después de haber superado los muchos contratiempos a largo de los últimos tres lustros «gracias al espíritu de mejora y de superación de la compañía, dos elementos que han jugado un papel determinante para poder sortearlos uno tras otro», señala Murillo.

Colorker afrontó la crisis del 2008 tras realizar una fuerte inversión para crecer a nivel industrial. En esta crisis, que impactó de lleno en el sector de la construcción y la rehabilitación, los mercados sufrieron caídas muy importantes y una reconfiguración con nuevos enfoques y actores marcaron la salida de ese difícil periodo.

En el caso de Colorker Group, fue durante esos años cuando se estaba produciendo un cambio generacional en la gestión de la empresa, lo que, explica Murillo, «contribuyó a salir de la crisis por el cambio que supuso a nivel interno».

En cuanto a la crisis derivada de la pandemia de la covid-19, el consejero delegado de Colorker Group asegura que «el sector de la construcción y por ende el de los materiales de construcción no han sido los principales perjudicados. Si bien es cierto que, en nuestro caso, hemos sido capaces de gestionar la crisis con rapidez y eficacia, poniendo en marcha acciones, tanto internas como externas, para paliar los efectos de la crisis y afrontar esta nueva normalidad con fuerza, convencimiento y solidez».

El tamaño es uno de los aspectos en torno a los cuáles mayormente ha evolucionado el Grupo Colorker. No obstante, a nivel sectorial, lo que caracteriza a la compañía son «los cambios tecnológicos en materia de fabricación de pavimentos y revestimientos cerámicos», explica Manuel Ángel Murillo.

«Desde los primeros años 2000, la nueva tecnología de impresión digital —a la que Colorker se incorporó de forma pionera en el sector— supuso un cambio muy importante en la forma de diseñar y fabricar los productos que hoy satisfacen las necesidades tanto de profesionales como de particulares en el mercado global. Más recientemente, hemos emprendido un importante camino hacia la digitalización de todas las áreas de gestión de la empresa, el cual, con especial impulso en la parte industrial; está suponiendo un cambio imparable en la forma de entender y hacer nuestro negocio».

Cambio generacional

A nivel estructural, añade Murillo, otro cambio destacable que ha sufrido Colorker desde el momento de su fundación es el «lógico cambio generacional» de la empresa, el cual ha abordado «de una forma muy ordenada y eficaz».

Si bien la compañía ha experimentado grandes cambios a lo largo de sus más de 30 años de trayectoria, Colorker Group sigue manteniendo intactos aspectos tan importantes como «la colaboración con los clientes», apunta Manuel Ángel Murillo. «En todos estos años —especialmente en estos últimos meses de pandemia— hemos evolucionado en la forma de aproximarnos, de relacionarnos, de comunicar y de viajar a nuestros mercados».

Sin embargo, en el fondo, Colorker sigue creyendo «en un modelo de cercanía con el cliente totalmente diferencial», integrando en la fórmula tanto las necesidades del industrial como del mercado, algo que, durante todos estos años, «se nos ha venido reconociendo por parte de nuestros clientes». Otros de los rasgos que no ha cambiado es el «reconocimiento de la empresa a su equipo humano, por el que ha apostado siempre a través de la autonomía y la capacitación, recibiendo un alto grado de compromiso y adhesión al proyecto que Colorker Group representa», puntualiza Murillo.

Compartir el artículo

stats