Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La cerámica advierte del lastre que suponen los costes energéticos

Representantes de Ascer y Anffecc se reúnen con la Secretaría de Estado de Energía y destacan los efectos negativos sobre la competitividad que también provoca el comercio de emisiones

Vicente Nomdedeu, presidente de la patronal Ascer. | LEVANTE-EMV

Vicente Nomdedeu, presidente de la patronal Ascer. | LEVANTE-EMV

El presidente de la patronal azulejera Ascer, Vicente Nomdedeu, ha mantenido una reunión telemática con la Secretaria de Estado de Energía, Sara Aagesen, en la que ha podido trasladar de primera mano las grandes cifras de la industria y cuál es la problemática a la que se enfrenta el clúster cerámico en materia de energía y medio ambiente. Nomdedeu ha estado acompañado por su secretario general, Alberto Echevarría; y el secretario general de la patronal Anffecc, Manuel Breva.

Las dos patronales han traslado a Aagesen cuáles son las propuestas que la industria plantea para abordar los objetivos en materia medioambiental y de descarbonización de manera eficiente y sin menoscabar la competitividad del sector.

La competitividad internacional de la industria cerámica se ve gravemente amenazada por asuntos que dependen directamente del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico como la desaparición del régimen retributivo de la cogeneración y el Fondo Nacional de Sostenibilidad del Sistema Eléctrico (Fnsse); así como de otros temas que dependen de la UE, como el régimen de comercio de emisiones con un recorte en el reparto de derechos de emisión a la industria en su fase IV, y con un precio del CO2 disparado, ya que desde 2017 el coste de CO2 para el sector se ha multiplicado por 14 y el precio de la tonelada de CO2 se ha multiplicado por 10. ​

Sobre las cuestiones más directamente dependientes del Ministerio y que restan competitividad al sector en el entorno europeo, los representantes del clúster han detallado dos de las principales amenazas: la cogeneración y el Fnsse.

Según las estimaciones realizadas, el coste de la desaparición de la retribución para las cogeneraciones de alta eficiencia puede suponer un coste de 50 millones de euros anuales para la industria cerámica española, lo que conllevaría una pérdida de competitividad, una disminución de la eficiencia energética y un mayor riesgo en la seguridad del suministro. En la reunión se ha trasladado la necesidad de contar con un nuevo marco regulatorio que provea a la cogeneración de certidumbre, así como el desarrollo de subastas que tenga en cuenta las particularidades de las cogeneraciones cerámicas.

El impacto del FNSSE

El sector cerámico es un sector gas intensivo con una alta demanda calorífica. Dado el mix energético del sector y las tecnologías disponibles, es difícil electrificar los procesos de nuestra industria. Es vital que se tengan en cuenta factores como el riesgo de fuga de carbono, la tasa de exportación y la intensidad térmica de la industria para mitigar el impacto y la merma de competitividad que instrumentos como el Fnsse suponen para el clúster de la provincia de Castelló.

A este respecto, desde la Secretaría de Estado han informado de un mecanismo que supondrá una minoración de la retribución de la producción de energía eléctrica, estimado en 1.000 millones de euros, lo que se traducirá en una reducción de los costes que deben financiarse a través del Fnsse, y por ende una rebaja del impacto de la propuesta para el clúster. Así mismo, estudiarán la forma de bonificar a los sectores en riesgo de fuga de Carbono para reducir el impacto de este Fondo.

Por último, también se ha hecho referencia al intenso trabajo que desde el clúster se está llevando a cabo para impulsar varios proyectos en el marco del Plan de Reconstrucción, Transformación y Resiliencia con objeto de mejorar la competitividad y muy especialmente a alcanzar los objetivos de descarbonización de la industria (MDIs).

Los representantes del clúster han propuesto la convocatoria de una mesa interministerial en la que participen el Ministerio de Industria, Transición Ecológica y Asuntos Económicos, y Sara Aagesen se ha comprometido a considerarlo en el marco del Ministerio de Transición Ecológica y trasladarlo a los otros ministerios, así como a facilitar la interlocución a nivel técnico en los asuntos más acuciantes para el sector.

El presidente de Ascer asegura que es «fundamental una política industrial y energética alineadas que garanticen la supervivencia de la industria y los intereses medioambientales sin anteponer unos a los otros, y avanzar de forma conjunta garantizando un futuro para la industria y para sus puestos de trabajo».

La descarbonización

Por otro lado, el clúster cerámico español ha desarrollado junto con el Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos (Circe) un informe sobre tecnologías de descarbonización en el que se analizan las distintas alternativas y su viabilidad técnica y económica. Este informe se ha trasladado a la Dirección General de Acción por el Clima de la Comisión Europea y sus conclusiones se han tratado en los diferentes encuentros mantenidos con representantes del Parlamento Europeo. El informe de Circe ha analizado 4 vías para la descarbonización del sector: biometano; electrificación; hidrógeno verde; y captura de CO2.

Sobre el biometano se concluye que resultaría el cambio más sencillo ya que no exigiría adaptaciones tecnológicas en los procesos, sin embargo, tiene un coste elevado y una disponibilidad limitada. Se deberían implementar políticas energéticas encaminadas a un mayor fomento de la generación de biogás y biometano, y el desarrollo regulatorio de certificados de origen.

Compartir el artículo

stats