La economía circular no es solo una frase de moda y cada vez más empresas se están sumando al compromiso por preservar el entorno. Compañías como Zschimmer & Schwarz España,una de las empresas de química industrial más reconocidas del panorama nacional, se suman a la economía circular con el objetivo de preservar el entorno. Desde la compañía se anuncia que, en la actualidad, se está buscando «la mejor forma de reducir, reutilizar y reciclar los envases que se utilizan en sus cadenas de suministro, para cuidar del medioambiente todo lo posible».

 La economía circular es un modelo que tiene por objetivo aprovechar los recursos para darle una nueva vida y devolverlos al mercado para ser utilizados de nuevo, alargando su vida útil y huyendo del sistema de «extraer, usar y tirar» de la economía lineal. El objetivo es lograr una economía sostenible que utilice de forma eficiente los recursos, reduciendo los residuos que se generan, como la emisión de los gases invernadero, uno de los grandes causantes del cambio climático. Esto solo se consigue repensando el modelo y teniendo en cuenta sus ciclos de vida, valorizando los residuos y transformándolos.

En Zschimmer & Schwarz España se han puesto en marcha todos los procesos para el cambio hacia una economía circular, conocidos como las «7Rs»: materias primas; diseño; producción y reelaboración; distribución, consumo, reutilización, reparación; recogida, reciclado y desechos.

En primer lugar, se subraya desde la compañía qjue todos los productos químicos de Zschimmer & Schwarz España «se basan en mezclas de materias primas». En este sentido se resalta que la empresa crea sus propios productos en España, Italia y Alemania: «Además, al ser fabricantes y no distribuidores, también reutilizamos todos aquellos productos que son aptos por sus características. Aquellos que se almacenan y transportan en grandes contenedores IBC, depósitos con una capacidad máxima que ronda los 1.000 litros, la mayoría, al ser productos hechos a base de agua».

En lo referente al consumo del producto, desde la firma se informa que la reutilización de los envases de Zschimmer & Schwarz España «siempre es viable, y también, la reparación si se estropean». En el caso del renting y la logística, la firma tiene estipulada la recogida de los IBC vacíos, y se resalta que los envases que se emplean, «se reutilizan y se reciclan, dándoles uso de nuevo. Y los desechos, si los hay, se trasladarán a un gestor autorizado».

En Zschimmer & Schwarz España, son ellos quienes gestionan la distribución a sus clientes, por eso pueden apostar por el sistema de Depósito, Devolución y Retorno (SDDR), conocido como Sistema de Retorno de Envases.  «Este es un sistema voluntario de gestión de envases usados, mediante el cual el cliente o consumidor obtiene un descuento sobre el precio del producto porque, al devolver el envase vacío, recuperará los costes asociados a este. La industria vuelve a ponerlo en el mercado para ser utilizado de nuevo, siempre con unas condiciones higiénicas controladas. La implementación de un SDDR genera más puestos de trabajo y es un sistema que ha demostrado su viabilidad económica y un menor impacto medioambiental», se subraya desde la compañía.

Según explica Pedro Hernández, gerente de Zschimmer & Schwarz España, como empresa fabricante de productos químicos industriales, en la compañía que lidera están convencidos de que la industria química «debe respetar el medio ambiente y fomentar la conservación y uso eficiente de recursos». Asegura que la empresa «ha reforzado su compromiso» con el sistema de economía circular y tienen en marcha una búsqueda activa para «sumar más empresas al proyecto». 

Por su parte, Carlos Vivas, también gerente de Zschimmer & Schwarz España y director global de la división Industrial Specialities, expone que en estos momentos «estamos trabajando en el proyecto de recogida de envases con las empresas más cercanas, en Castellón, pero a corto plazo, vamos a extrapolarlo a toda España».