Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La factura energética del sector cerámico subirá este año un «inasumible» 148 %

El impacto global puede ser un sobrecoste de más de 700 millones de euros

Vicente Nomdedeu, presidente la patronal azulejera Ascer. | LEVANTE-EMV

Desde la patronal azulejera Ascer se asegura que el actual incremento de los costes energéticos «no tiene precedentes» y que puede desembocar «en la pérdida de viabilidad y, en consecuencia, en la destrucción de empleo y puestos de trabajo afectando negativamente a la economía de toda una provincia». De hecho, las mismas fuentes advierten que la factura energética sectorial puede incrementarse este 2021 «más de un 148 % a la vista de la evolución de los precios de gas y electricidad de las últimas semanas».

El principal input energético en la industria azulejera, el gas, arrancó en enero en el mercado organizado ibérico en una media de 27,08 €/MWh y la media de septiembre se situó en torno a los 65,2 €/MWh, lo cual supone un incremento en lo que va de año del 140 %. Por otra parte, el precio eléctrico ha pasado de registrar un valor de 60,17 €/MWh en enero de 2021 a los 156,14 €/MWh que registró en el mes septiembre. Esto supone un incremento de casi el 160 % con respecto a comienzos de año.

El impacto global para el sector puede ser de un sobrecoste de más de 700 millones de euros, y las previsiones de los expertos hablan de crecimientos fuertes y constantes hasta el segundo trimestre de 2022.

Las empresas del sector advierten de que, si continúa esta escalada en los costes energéticos y el gobierno no toma cartas en el asunto, se van a producir ajustes en la producción reduciéndola o parando hasta estabilizar los costes. Estos ajustes se traducirán en reducciones automáticas en las plantillas de las empresas. La subida imparable de la factura energética y de las materias primas obliga a las empresas a analizar su política de precios y a trasladar al mercado estos incrementos, sin embargo, no podemos perder de vista que el sector español opera en un mercado altamente competitivo y que el 75 % de las ventas se destinan a la exportación compitiendo con otros productores con menores costes de producción. No todos los mercados podrán asumir la subida de precios y desviarán su demanda a otros países, afectando la cuota de mercado de la industria española.

Para Ascer «es urgente que la Administración actúe con celeridad para controlar el auge de los precios energéticos y que articule compensaciones que minimicen la amenaza que para las industrias intensivas en energía y expuestas a la competencia internacional tiene esta coyuntura».

En este sentido, el presidente de Ascer, Vicente Nomdedeu, afirma que esta situación «puede tener un mayor impacto en el sector que el que tuvo el paro de la actividad durante los 10 días de cierre de abril 2020 o como la pérdida de ventas sufridas durante los meses más duros de la pandemia».

Precio

Por otro lado, el precio del CO2 sigue aumentando pasando de 33,69 euros a principios de año a 61 euros de media durante el mes de septiembre, lo que puede suponer un incremento para el total del sector de más de 32 millones de euros en 2021 respecto de 2020.

Además de la energía y del CO2, otros elementos esenciales para la producción como las materias primas (tierras atomizadas, esmaltes, fritas, etc.) están a su vez repercutiendo estas subidas de la energía y trasladándolas al mercado.

«Durante la reciente feria Cersaie -celebrada el pasado mes en Bolonia- tuvimos la oportunidad de trasladar al president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, la gran preocupación con la que en el sector asistimos al desbocado incremento del precio de la energía y de otros costes importantes como el CO2». Tal y como reconoció Puig en su visita, el sector está saliendo de una crisis profunda con incrementos de la exportación y en la producción pero con un aumento de costes, sobre todo los energéticos y los relacionados con el comercio de emisiones (CO2), que pueden llevar a la paradoja de alcanzar cifras récord de ventas y sin embargo incurrir en pérdidas o situaciones comprometidas en las cuentas de resultados.

Tarifas

Las empresas no pueden trasladar sus precios al consumidor de forma automática. Las tarifas se revisan con cierta periodicidad y se estipulan unos periodos de validez que se deben respetar, en la situación actual, con aumentos continuados en las materias primas y energía, los precios trasladados al cliente quedan obsoletos con rapidez y los márgenes se estrechan, comprometiendo seriamente la viabilidad y sostenibilidad económica de las empresas.

La Asociación Nacional de Fabricantes de Fritas, Esmaltes y Colores Cerámicos (Anffecc) se suma a las declaraciones de Ascer y señala que la incesante subida de los precios del gas y la electricidad «resulta inasumible tanto para la industria como para el consumidor final». En este sentido, reivindica la necesidad de que tanto «el Gobierno central como europeo tomen decisiones al respecto, pues esta subida en los costes energéticos está afectando a toda Europa y dificulta enormemente mantener la producción y los puestos de trabajo en un momento tan delicado como el actual, en el que la economía está recuperándose de los efectos de la pandemia de la covid 19».

Compartir el artículo

stats