Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sector esmaltero deberá subir precios por el aumento de sus costes productivos

Anffecc asegura que el aumento de su factura de energía, materias primas, fletes y materiales obliga a tomar medidas para evitar despidos

La Asociación Nacional de Fabricantes de Fritas, Esmaltes y Colores Cerámicos (Anffecc) advierte que los incrementos de costes y la pérdida de rentabilidad que está padeciendo el sector pueden acarrear graves las consecuencias para la industria «si no se toman medidas de contención a corto plazo», señala el secretario general de la patronal, Manuel Breva.

Por tal motivo, Breva asegura que, ante la tesitura actual, «no quedará más remedio que subir precios de aquí a final de año para paliar en lo posible este aumento descontrolado de los costes productivos, que de momento no tiene visos de estabilizarse a corto plazo». En este sentido, el secretario general de Anffecc recuerda: «La subida de los precios del gas y la electricidad, que crece semana a semana, unida a los incrementos de precios de materias primas resulta inasumible para la industria nacional a todos los niveles y obliga a nuestras empresas a tomar medidas para evitar peores consecuencias». Entre estas consecuencias se hallan «no solo la pérdida de rentabilidad y el estrechamiento de los márgenes, sino la destrucción de puestos de trabajo», puntualiza.

Las empresas productoras de esmaltes, fritas y colores cerámicos conforman una industria eminentemente exportadora y compite en los mercados internacionales, que cuentan con unos costes energéticos, productivos, fiscales y de mano de obra muy inferiores a los soportados en España.

De hecho, y según subraya Breva, «si en España y Europa sigue el aumento descontrolado de costes, tanto por la carestía de la energía como por la escasez de materias primas y otros materiales, la industria no tiene más remedio que repercutir estos incrementos en el precio final, al igual que está ocurriendo en el resto de sectores productivos en nuestro país, pues todos estamos padeciendo la misma situación de precariedad energética y de suministros». Según explica, «se trata de evitar en primer lugar no solo la pérdida de rentabilidad y de inversión en I+D+i, que es la seña de identidad de esta industria sino, sobre todo, de evitar la destrucción del empleo que hemos logrado mantener a pesar de la pandemia».

Hay que recordar que en el sector de fritas, esmaltes y colores cerámicos hubo muy pocos casos de ERTE durante la pandemia de covid-19, y que las empresas hicieron un gran esfuerzo por mantener no solo la producción, sino los puestos de trabajo.

Ahora que parecía que la situación empezaba a remontar, apuntan, las empresas se enfrentan a esta nueva e inesperada dificultad. «Llevamos muchos meses soportando esta situación de incrementos constantes y el tema ha llegado a un punto en el que necesitamos tomar medidas urgentes y contundentes para evitar la destrucción del empleo que hemos velado por mantener durante el último año y medio, y para generar una mínima rentabilidad que nos permita seguir invirtiendo en I+D+i», afirma Breva.

Anffecc reivindica, según explica su secretario general, la necesidad de que tanto «el Gobierno central como europeo tomen decisiones al respecto, pues esta subida en los costes energéticos está afectando a toda Europa de forma descontrolada y no parece que vaya a resolverse por sí sola a corto plazo».

Por todo ello, desde el sector se solicita «urgentemente una toma de decisiones a nivel institucional para evitar que esta situación de encarecimiento constante de los costes productivos siga siendo un lastre para nuestras empresas, ante la amenaza que supone para la rentabilidad y la competitividad de la industria española y europea».

Compartir el artículo

stats