Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sector azulejero pagó en 2021 por la energía y el CO2 más de 1.000 millones

En el primer semestre los precios han seguido al alza por lo que la previsión es que este 2022 la cifra pueda duplicarse y superar los 2.000 millones

Interior de una planta de producción azulejera. | LEVANTE-EMV

El sector español fabricante de baldosas cerámicas afronta una coyuntura de alzas de precios energéticos continuada desde 2021 con la consecuente pérdida de competitividad y amenaza a la viabilidad económica de la industria. Según datos definitivos de 2021, recogidos por la patronal Ascer a través de una encuesta interna entre sus asociados, la factura energética sectorial se incrementó en 2021 un 126 % alcanzando un total de 939 millones de euros. El sobrecoste en la factura energética sectorial ha sido de 524 millones euros y el peso del coste de la energía en 2021 supuso el 19 % sobre la facturación total.

El precio del gas, principal input energético en la industria azulejera, aumentó de media para las empresas un 91 %. El consumo sectorial de gas creció alcanzando los 17 TWh y la factura se incrementó un 142 % pasando de 280 millones de euros en 2020 a 678 millones de euros en 2021. Hay que recordar que la industria cerámica es gasintensiva, con un consumo que en su conjunto representa el 57,6 % del consumo industrial de gas de la ComunitatValenciana y el 8 % del gas industrial consumido en España.

Las previsiones de los expertos hablaban de crecimientos fuertes y constantes hasta el segundo trimestre de 2022, pero la guerra entre Rusia y Ucrania ha agravado la situación alargando la previsión de costes elevados más allá de 2023. Durante el inicio de la guerra, se registraron precios récords en los mercados de referencia alcanzando su pico máximo el 7de marzo con un precio medio del TTF de 227,20 €/MWh.

En cuanto a la electricidad, de media el precio se incrementó un 50 % para las empresas azulejeras, con una factura global para el sector de 261 millones de euros. Lo que implica un 94 % más que en 2020.

La industria fabricante de baldosas cerámicas aplica en sus procesos las mejores tecnologías disponibles y busca la mejora de la eficiencia energética. En 2021, se ha reducido el consumo de gas un 6 % por metro cuadrado producido, y el de electricidad un 8 % por metro cuadrado producido. La generación eléctrica renovable en el sector también ha registrado un crecimiento, un 50 % en el caso de la generación fotovoltaica y un 17 % la generación por cogeneración.

En cuanto al impacto derivado de las obligaciones del Régimen de Comercio de Derechos de Emisión (EU ETS) para el sector cerámico, en 2021 la factura sectorial por la compra de derechos se ha multiplicado casi por 6, pasando de 11,11 millones de euros en 2020 a 66 millones de euros en 2021. Además del incremento del precio de la tonelada de CO2 –que ha pasado de un precio medio por tonelada de 24,75 euros en 2020 a una media 53,5 euros en 2021– ha aumentado el déficit de derechos gratuitos asignados al sector un 190 %, lo que significa que las empresas han debido adquirir más derechos de emisión en el mercado de CO2.

El auge imparable en el precio gas, electricidad y tonelada de CO2 en 2022 está siendo muy notorio y se ha visto agravado por la guerra en Ucrania que ha provocado una alta incertidumbre y volatilidad en los mercados energéticos. Tomando como referencia la evolución de los precios de gas, electricidad y CO2 en los cinco primeros meses de 2022, se estima que la factura para el sector se duplique pudiendo superar los 2.100 millones de euros. La factura de gas para el sector aumentaría en torno al 146 %, la de electricidad un 37 %, y la de CO2 un 55 %.

Tal y como apunta el secretario general de Ascer, Alberto Echavarría, «todo esto en un contexto donde desde la industria gas intensiva vemos numerosos esfuerzos a poner coto al precio de la electricidad y escasas propuestas para solucionar el problema de base que es el precio del gas. El sector cerámico no puede soportar esta situación de incertidumbre en costes energéticos y materias primas y se pone a disposición del Gobierno de España y del de la Comunitat Valenciana para explorar todas las soluciones necesarias que permitan dar un contexto cierto y razonable a todos los consumidores gas intensivos».

Compartir el artículo

stats