Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La crisis energética frena en seco el crecimiento del sector azulejero

Desde la patronal Ascer se anuncia que las exportaciones hasta junio solo crecieron en volumen un 1 % con respecto al mismo periodo de 2021

Interior de una fábrica azulejera. | DANIEL LLORENS

Las exportaciones azulejeras en los seis primeros meses del año crecieron, a nivel económico, un nada despreciable 32,4 % con respecto al mismo periodo del año pasado, según los datos oficiales del ICEX. Pero desde el sector se asegura que se trata más bien de un espejismo que de un crecimiento real. Y es que, según fuentes de Ascer, el incremento de las ventas internacionales de Tile of Spain es, prácticamente inapreciable, en cuanto a volumen se refiere, que es la medida que define la verdadera situación de las empresas azulejeras: según los datos de la patronal, entre los meses de enero a junio, el número de metros cuadrados de recubrimiento cerámicos enviados al extranjero solo ha registrado un incremento del 1 %.

El incremento de la facturación internacional no se traduce en mayores beneficios ni mejora, por lo tanto, la situación económica de las azulejeras, ya que se debe a los diversos aumentos que se han aplicado al precio del producto final para repercutir solo una parte del aumento de la factura energética. Es decir, la industria vende, prácticamente lo mismo que hace un año, pero gana menos porque todo le cuesta más.

La crisis energética ha frenado el seco el crecimiento internacional de la industria azulejera castellonense, que parecía definitivamente recuperada de los efectos económicos de la pandemia de la covid-19. El constante aumento de la factura energética, así como el de las materias primas, entre otros conceptos, ha obligado a subir las tarifas, lo que se ha traducido en una inmediata pérdida de competitividad frente a los fabricantes low cost, localizados no solo en Asia, sino también en África y en Sudamérica.

El sector se encuentra, según se desprende de las fuentes empresariales consultadas, ante la que tal vez es la mayor y más compleja crisis de su historia. De hecho, hasta el gigante Pamesa Grupo, la primera productora de Europa en cuanto al número de metros cuadrados fabricados, se ha visto afectado por esta situación y ha tenido no solo que parar los hornos de su firma Azuliber, sino también planta de cogeneración de alta eficiencia que tiene en l’Alcora, lo que se traduce en un Erte para la totalidad de la plantilla de la marca, formada por 117 empleados. Una medida que se ha adoptado, según un comunicado oficial, «como consecuencia de la insostenible situación actual, ocasionada por los elevados precios del gas, a lo que debemos unir la incertidumbre regulatoria». Y se subraya que, en el último año, el coste de atomizado de una tonelada de arcilla ha aumentado en un 1.047 %.

Pero no es el primer Erte del año en el sector. De hecho a 31 de julio se presentaron 33 Expedientes de Regulación Temporal de Empleo, una situación que afecta a 4.570 trabajadores. Y ya se anuncian nuevas acciones similares en otras empresas del sector.

Sector esmaltero

La situación también afecta a los fabricantes de esmaltes, cuyos principales clientes, a demás, son las fábricas azulejeras. Desde la patronal Anffecc se denuncia «una escalada de costes sin precedentes», y se reconoce que la situación preocupa tanto a los empresarios que lo primero que hacen cada día «es mirar el precio del gas, para ver si podemos producir sin pérdidas, y esto repercute directamente en nuestra rentabilidad, nuestros niveles de producción y, de seguir así, pronto afectará también al empleo», según afirma el secretario general de la asociación, Manuel Breva.

«La situación actual es crítica. Nuestra industria depende por completo del gas natural para producir, y hemos llegado a un punto en el que seguir como hasta ahora es insostenible. La administración debe tomar medidas contundentes», reitera Manuel Breva, quien matiza que es necesario que el Gobierno de España «tenga en cuenta de forma específica a los sectores gasintensivos e implemente con urgencia medidas para frenar la especulación de los precios, con el fin de mantener la rentabilidad, la producción y el empleo».

Compartir el artículo

stats