Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mercancías

MSC prevé 635.000 camiones al año y un 38 % del tráfico en tren en la nueva terminal del Puerto

Sigue el modelo de automatización de recintos líderes como Hamburgo y Rotterdam - El 98 % del equipamiento de carga de contenedores en la ampliación norte tendrá suministro eléctrico

El proyecto de la multinacional Terminal Investment Limited (controlada por MSC) se realizará en tres fases y prevé concluir en 2026.

El proyecto de la multinacional Terminal Investment Limited (controlada por MSC) se realizará en tres fases y prevé concluir en 2026. levante-emv

El plan técnico y de inversión de la nueva terminal de contenedores de la ampliación norte del Puerto de València desarrollado por Terminal Investment Limited (TIL), multinacional gestora de recintos marítimos participada por la naviera MSC y cuya inversión prevista en el recinto del Grao alcanza los 1.000 millones de euros, constata la elevada dependencia del transporte terrestre de contenedores a través de camiones aunque también refleja una clara apuesta por el traslado de mercancías que entrarán y saldrán de esta instalación a través de ferrocarriles.

El proyecto de TIL -pendiente todavía de adjudicar por parte de la Autoridad Portuaria de València y en fase de alegaciones (el ayuntamiento de Joan Ribó ya ha anunciado que presentará objeciones)- asegura que desde el nuevo terreno ganado al mar de 137 hectáreas de superficie circularán unos 635.000 camiones al año; es decir, una media de 1.752 vehículos pesados cada día.

Paralelamente, la futura terminal, conectada al ferrocarril, tanto en ancho ibérico como internacional, prevé acoger 2.980 trenes anualmente, lo que supone 10 unidades al día. Esta estación férrea tendrá seis vías de 1.000 metros de longitud cada una y tres grúas pórtico montadas sobre raíles operadas por control remoto. TIL explica en su proyecto que tendrá capacidad «más que suficiente para atender un porcentaje de carga local de hasta el 38 % del total, porcentaje ampliamente superior al proyectado en el plan de negocio (29%) y con margen para dar servicio a futuros crecimientos del hinterland del Puerto de València, tanto en términos de volumen como de alcance geográfico».

Así las cosas, para el cumplimiento de estas perspectivas será clave para el Puerto de València contar con un nuevo acceso norte terrestre que conecte con Sagunt. Esta infraestructura podría construirse a través de un túnel submarino, si bien todavía está en fase de estudio informativo y podría costar alrededor de 400 millones de euros, según las estimaciones de la APV, que reclama la participación de Generalitat y Gobierno central para cofinanciarla.

La gigantesca infraestructura de TIL indica que la solución propuesta garantiza tener capacidad para operar buques de más de 24.000 TEU (unidad de contenedor de veinte pies). Navieras como Maersk y la propia MSC ya disponen de embarcaciones de estas dimensiones navegando por los océanos. En el pliego de bases, TIL concreta su apuesta por una «terminal automatizada», lo que contribuirá a reducir los costes laborales en las tareas de estiba y desestiba de buques. La mercantil italosuíza indica que su propuesta de automatización «ya ha sido probada en puertos de nueva generación tales como Hamburgo o Rotterdam». Estos emplazamientos, líderes en Europa en tráfico de contenedores, están apostando de lleno por la automatización y digitalización en sus instalaciones.

La futura Valencia North Port Terminal prevé construirse en tres fases. La puesta en marcha de la tercera tendrá lugar en el segundo trimestre de 2026. Está diseñada para manipular un máximo de 4,8 millones de contenedores desde sus 1.970 metros de muelle, lo que la convertirán en una de las más grandes de Europa. Entre otros equipamientos incluye 22 grúas de muelle así como un centenar de grúas en el patio de contenedores.

Respecto a las medidas de mejora ambiental TIL indica que el 98% del equipamiento de manipulación de carga contenerizada será eléctrico. Con el fin de reducir las emisiones de CO2 pretende garantizar un suministro de energía 100% procedente de fuentes renovables.

Pendientes de Fomento

A vueltas con la Declaración de Impacto Ambiental (DIA), la vicepresidenta y portavoz del Consell, Mónica Oltra, afirmó ayer que ya se ha enviado al Ministerio de Fomento la carta que en su día se remitió al de Transición Ecológica pidiendo una nueva evaluación por la ampliación de Valenciaport. Esta iniciativa no ha pasado por el pleno del Consell. Además, aseguró que tanto la Conselleria de Agricultura (que dirige Mireia Mollà, de Compromís) como la de Política Territorial (en manos del socialista Arcadi España) sostienen el mismo discurso. El Ministro de Fomento, el valenciano José Luis Ábalos, considera «vigente» la DIA aprobada en el año 2007.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats