Efe, Madrid

La ministra de la Vivienda, María Antonia Trujillo, inició ayer la campaña de información del plan de la vivienda 2005-2008, entre cuyas prioridades están los jóvenes, los discapacitados, los mayores de 65 años y las familias monoparentales y numerosas. La ministra mencionó tres proyectos del Gobierno socialista en materia de vivienda, entre ellos el plan de choque aprobado en julio de 2004 que supuso 1.030 millones de euros «para 71.000 familias, más de las que estaban previstas en el plan del Partido Popular», explicó la ministra.

La ministra también se refirió a la creación de la Sociedad Pública de Alquiler y a la aprobación del nuevo Plan de Vivienda 2005-2008 que supondrá 720.000 viviendas y una inversión de 6.822 millones de euros. El Gobierno ha ayudado, dijo, a 183.000 familias para que accedan a una vivienda nueva o usada, en compra o alquiler desde hace año y medio, cuando el PP dejó el gobierno. Para el ahora partido de la oposición, la vivienda «era una mercancía y no un derecho constitucional», apostilló Trujillo.

En 2004, el plan de choque incrementó en 71.000 las viviendas de más puestas a disposición de los ciudadanos para cumplir con el compromiso de las 180.000 anuales. Trujillo se refirió a las diferencias con respecto al PP: «las viviendas rehabilitadas se han incrementado en un 37% más de lo previsto y las protegidas de nueva construcción en un 53% más de lo previsto en el anterior plan», explicó la ministra.