22 de mayo de 2010
22.05.2010

La batalla de las cajas rurales

CRM, liderado por Ruralcaja, y la andaluza Cajamar se disputan el atomizado sector del cooperativismo valenciano

22.05.2010 | 02:00

?
La crisis financiera y las exigencias del Banco de España de concentración en el sector tienen en las últimas semanas como protagonistas a las cajas de ahorros -con un papel estelar de la CAM-, pero en el cooperativismo de crédito ambos factores están provocando una auténtica revolución desde hace un año. El supervisor ha sido muy claro con las rurales, en el sentido de instar a que se acabe la elevada atomización: suman unas ochenta entidades en España, frente a las 45 cajas de ahorros. A diferencia de estas últimas, mediatizadas por el poder político autonómico, que está frenando las fusiones interregionales, las cooperativas de crédito responden fundamentalmente ante sus socios, de tal forma que priman más los intereses económicos, si bien tienen la particularidad de su vinculación con poblaciones determinadas y con el cooperativismo agrario y un elevado personalismo en sus principales gestores, que en muchas ocasiones está poniendo palos en las ruedas de algunos proyectos.
Otro elemento diferenciador es que las rurales están apostando en este proceso exclusivamente por las llamadas fusiones virtuales, es decir, los SIP (Sistema Institucional de Protección), que mantienen la marca y la personalidad jurídica de sus socios al tiempo que el grupo les unifica en las políticas de solvencia, liquidez y comercial, entre otras. La Comunitat Valenciana, líder en número de rurales con 36, se ha convertido en consecuencia en la más dinámica en el proceso de concentración y en campo de batalla de las dos mayores cooperativas de crédito españolas: la andaluza Cajamar y Ruralcaja.
La primera ha constituido el primer SIP aprobado por el Banco de España y a él se han sumado cinco rurales valencianas: Caja Campo, Albalat, Casinos, Petrel y, esta misma semana, Turís. La valenciana Ruralcaja lideró el año pasado la creación de Cajas Rurales del Mediterráneo (CRM), un grupo al que inicialmente se sumaron otras diecinueve cooperativas de la autonomía, incluida Turís, y que también cuenta ya con el visto bueno del supervisor. La gran diferencia entre ambos proyectos estriba en que el segundo permite a los socios participar directamente en la gestión y los órganos de gobierno, pese a que la entidad de cabecera y la que consolida cuentas es Ruralcaja, mientras que en el primero los socios no entran a formar parte de los órganos de gobierno de Cajamar.
CRM se encuentra en estos momentos en pleno proceso de ratificación del acuerdo por parte de las asambleas de los asociados. En el camino ha tenido complicaciones. La obligación por parte del Banco de España de que fuera Ruralcaja la responsable jurídica del proyecto obligó a ésta a abrir su consejo rector al resto de socios, pero, al no haber sitio para todos, algunas rurales de pequeño tamaño sólo podrán estar presentes en el mismo de forma rotatoria. Éste, según fuentes del sector, es el motivo por el que se levantaron suspicacias en algunos dirigentes y por el que Turís se ha ido finalmente con Cajamar y Algemesí (liderada por el presidente de la Federación de Cooperativas Agrarias de la Comunitat Valenciana, José Vicente Torrent) y L'Alcúdia (del presidente de la Federación Valenciana de Cajas Rurales, Cirilo Arnandis) han decidido darse más tiempo -quizás en 2011- para entrar. Otras tres -Alcora, Betxí y Villar- tampoco lo ratificarán este año, pero en este caso por temor a un rechazo de sus asambleas. Crédit y Altea ya han dado el sí; Burriana y Chilches lo harán el fin de semana y las otras diez, de aquí al 11 de junio.

Doce sin adscribir
Doce rurales valencianas siguen sin adscribirse a uno de estos dos grupos, que no descartan que en los próximos meses se sumen otras a sus respectivos proyectos. En CRM afirman que tienen a algunas a la expectativa y desde Cajamar aseguran que en este momento no mantienen abierta ninguna negociación.
CRM, por su parte, tiene muy adelantado un SIP de ámbito nacional que lideraría junto a las principales rurales de ámbito provincial españolas. L'Alcúdia y Algemesí están dispuestas a incorporarse a ese grupo aunque no entren en CRM. Caixa Popular, por su parte, sigue fiel a otro SIP estatal, el que diseña la consultora AFI y que podría unirse al de CRM, que elabora el despacho Cuatrecasas. Cajamar es ajena a estos dos grupos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendarios 2020

Calendario Laboral y Escolar Comunidad Valenciana

Consulta el calendario de 2020

Todos los días festivos nacionales, locales y de las ciudades de València, Castelló y Alicante de 2020, así como el calendario escolar para el curso 2019/20.