El Consell aprobó ayer el proyecto de la nueva Ley de Comercio de la Comunitat Valenciana, donde se garantiza que solamente las superficies comerciales por encima de los 2.500 metros cuadrados necesitarán una autorización previa. En la norma vigente es necesario pedir autorización a la Conselleria de Industria, Comercio e Innovación para la apertura de locales de más de 1.000 metros cuadrados. Se trata de una norma que busca la creación de empresas y la generación de empleo por lo que no contará con exigencias previas para la creación de nuevos establecimientos, sino con un control y un seguimiento posterior.

Para obtener la autorización de apertura tendrán más peso las cuestiones medioambientales y de desarrollo territorial, tal como marcan las normas de la Unión Europea. Del mismo modo, se agilizarán los trámites administrativos para la creación de nuevos comercios y oportunidades de negocio, puesto que uno de los objetivos principales es la generación de empleo. El proyecto aprobado establece en nueve -frente a los ocho vigentes hasta ahora- la apertura de festivos comerciales en la Comunitat Valenciana. Además, la nueva norma deja a los ayuntamientos la posibilidad de modificar dos de esos festivos, en función de sus festividades locales. La ley regula por primera vez el comercio de proximidad a través de los Centros Comerciales Urbanos como motores económicos de las ciudades. Estas áreas se caracterizan por contar con empresas comerciales ubicadas en zonas urbanas delimitadas, vinculadas por una personalidad jurídica y que cuentan con una estrategia de gestión común.

Modelo comercial

Además, se establece la creación de un Plan Territorial de Comercio que será la base sobre la que se enmarcará el modelo comercial. Este modelo primará los criterios de calidad de vida, desarrollo sostenible del territorio y del paisaje para el desarrollo del modelo comercial. Asimismo, el proyecto recoge de manera novedosa las ventas de excedentes de producción o de temporada. Estos productos suelen encontrarse en los locales habitualmente conocidos como outlets y también en secciones de un establecimiento, en cuyo caso deberán estar claramente diferenciadas del resto.