Bisila Bokoko (Valencia, 1980) es probablemente una de las directivas españolas más influyentes en el mundo de los negocios en Estados Unidos. De padres guineanos, Bokoko posee doble nacionalidad -española y americana-, es licenciada en Derecho por la Universidad San Pablo CEU y máster en relaciones internacionales en la Universidad de Nueva York. Fue delegada del Instituto Valenciano de Exportación (IVEX) en esta ciudad. La ejecutiva valenciana no ha olvidado sus orígenes africanos y tiene una fundación: Bisila Bokoko African Literacy Project, cuya misión consiste en promover la alfabetización entre los pueblos africanos y la construcción de bibliotecas. Además, ha dado nombre a la colección de vinos y cavas Bisila que se producen en la comarca de Utiel-Requena tras el acuerdo alcanzado con Torre Oria. En la reciente visita a su tierra natal ha participado en una reunión empresarial del Club de Encuentro Manuel Broseta para analizar las claves para hacer negocios en Estados Unidos y no desesperarse en el intento.

Pintan bastos para la economía española. ¿Cómo se percibe en Estados Unidos la marca "España"? ¿Es un riesgo o una oportunidad ahora para coger la maleta y hacer las Américas?

La imagen que se tiene del trabajo de las empresas españolas en Estados Unidos es positiva. Desde el año 2005 son muchas las compañías que han venido a invertir a Estados Unidos y han demostrado un nivel de competividad muy optimo. Incluso nos hemos convertido en punto de referencia en el ámbito de las energías renovables, las infraestructuras o en el negocio financiero.

¿Cuáles son los principales obstáculos que encuentran las empresas para poder vender en Estados Unidos?

El principal problema es el nivel de inversión tan elevado que se necesita hacer para embarcarse en el mercado de Estados Unidos. También es un obstáculo pretender abrir mercados sin invertir suficiente dinero y tiempo. Estar en el mercado supone viajar con frecuencia al mismo y un apoyo en acciones de marketing. Otras cuestiones con los que se pueden topar las empresas son no registrar marcas y logotipos. Eso puede dar lugar a altos costes legales de cara a solucionar problemas que se dan si no se cumple este trámite.Otro error consiste en no investigar a fondo las necesidades del consumidor.

Muchos negocios dependen del trabajo del "lobby" de cada sector.

Recomiendo pagar a los lobbys en sectores donde resulta necesario, como Defensa o en los relacionados con los contratos de las Administraciones Públicas. Cobran entre 15.000 y 80.000 dólares al mes y al principio te parece un robo, pero cumplen su papel y permiten tener acceso a gente a la que de otra manera no siempre pueden llegar. Para invertir en EE UU necesitas por tanto marca, calidad y un lobby. Por otro lado, recomiendo ser puntual en las citas, planificar los viajes y las reuniones atendiendo al calendario judío, que son los que suelen mandar en las empresas. También hay que cuidar mucho la página web, especialmente el "quién es quién" y las reseñas de prensa. Los americanos las consultan antes de las citas. Por último hay que ser persistente, ya que los resultados suelen tardar de tres a cinco años.

¿No es demasiado proteccionista el mercado estadounidense, sobre todo para las negocios agroalimentarias?

Creo que no es diferente de otros países. Sin embargo, al ser tan alto el interés por parte de todos los países del mundo por entrar en este mercado nos puede dar esa impresión.

Su potente sector citrícola frena la entrada de las clementinas españolas.

Es cierto que hay un movimiento que fomenta el consumo local y no es solo proteccionista, porque también está acorde con el movimiento ecologista que apuesta por los productos autóctonos.

¿Cuáles son los negocios emergentes para invertir?

El de energías renovables es un sector incentivado por el plan Obama y por el know-how de las empresas españolas ya presentes en el mercado. Infraestructuras es otro ámbito en auge de oportunidades para las empresas constructoras, de suministros o consultorías. En tercer lugar destacaría el de la tecnología: un ámbito con numerosos nichos de mercado y grandes oportunidades para empresas innovadoras.

¿Dónde?

Aunque Nueva York, Los Ángeles y Miami siguen siendo los polos de atracción para los españoles existen mercados emergentes, como Texas, Washington DC, Maryland, Nevada y Florida -no sólo Miami- que tienen buena percepción de los productos españoles y es la puerta del mundo latinoamericano dada su localización.

La paridad euro-dólar, ¿impulsará nuestras exportaciones?

Estados Unidos es un mercado de mas de 300 millones de personas aun hay oportunidades, pero la paridad euro-dólar, ahora más baja,es una oportunidad.

¿Qué empresas consolidan allí su negocio?

Hay más de un millar de empresas valencianas actuando en el mercado americano y muchas de ellas llevan tiempo haciéndolo. En Estados Unidos es habitual que las empresas desaparezcan. Por eso tienen ventaja las firmas familiares con muchos años de trayectoria, como es el caso de nuestro tejido empresarial de la Comunitat Valenciana; también con vocación exportadora.

¿Piensa que las reformas financieras y del mercado de trabajo que ha realizado el Gobierno de España servirán para salir de la crisis?

Es muy difícil prever si las soluciones propuestas a los problemas darán su fruto.

¿Considera un lastre para el crecimiento empresarial la falta de crédito de la banca?

Las empresas sufren en algunos casos un difícil laberinto para continuar con sus actividades pero esta situación no es para siempre. Es de esperar que mejore la coyuntura del sistema financiero y la banca ayude a las inversiones de las empresas, tanto dentro como fuera de España.