La Bolsa española ha bajado hoy el 1,1 por ciento y se ha aproximado al nivel de 8.000 puntos por la recogida de beneficios que se ha extendido por las plazas internacionales y por la depreciación de las materias primas.

La prima de riesgo bajaba de 430 a 425 puntos básicos, en tanto que el principal índice del mercado nacional, el Ibex 35, perdió 89,70 puntos, el 1,1 por ciento, hasta los 8.058,30 puntos. Las pérdidas anuales crecen hasta el 5,93 por ciento.

En Europa, el euro quedó en 1,305 dólares, Milán bajó el 2,39 por ciento; el índice Euro Stoxx 50, el 1,17 por ciento; París, el 1,15 por ciento; Fráncfort, el 0,76 por ciento, y Londres, el 0,43 por ciento.

Las repercusiones comerciales de la disputa entre China y Japón por unas islas, las ventas de bonos y la subasta de deuda a corto plazo en España condicionaban la apertura de la bolsa española.

El mercado nacional perdía el nivel de 8.000 puntos casi una hora y media después de la apertura, antes de que se conociera el resultado de la subasta de letras a doce y dieciocho meses, en la que el Tesoro colocó 4.600 millones a menor interés.

La bolsa española bajaba el 2,5 por ciento y descendía hasta los 7.950 puntos, en tanto que la prima de riesgo avanzaba hasta 440 puntos básicos y la rentabilidad de la deuda a diez años hasta el 6,05 por ciento. El petróleo descendía hasta 112,5 dólares y el euro se cambiaba a menos de 1,31 dólares.

Además la morosidad bancaria creció hasta el 9,86 por ciento en julio y se sucedieron declaraciones a favor y en contra de que España solicite el rescate.

La mejora de la confianza inversora en Alemania después de cuatro meses de caídas favorecía el repunte de la bolsa desde los mínimos de la sesión y volvía a superar el nivel de 8.000 puntos.

La recuperación del mercado de deuda tras las ventas iniciales también favorecía que el parqué nacional se mantuviera sobre esa cota hasta la apertura de Wall Street, momento en que estuvo a punto de perderla.

El mercado neoyorquino abría con pérdidas moderadas a pesar de la bajada del 12,1 por ciento del déficit por cuenta corriente estadounidense en el segundo trimestre.

Al final de la sesión, Wall Street registraba pequeñas ganancias mientras repuntaba el petróleo Brent hasta 113,5 dólares y mejoraba la deuda -la rentabilidad a largo plazo se situaba en el 5,89 por ciento-, lo que reducía las pérdidas del mercado nacional a pesar de la caída de la mayoría de los grandes valores.

De estas compañías solo subió Inditex, el 0,65 por ciento, mientras que BBVA cayó el 2,88 por ciento; Banco Santander, el 2,24 por ciento; Repsol, el 1,21 por ciento; Iberdrola, el 1,06 por ciento, y Telefónica, el 1,04 por ciento.

Acerinox lideró las bajadas del Ibex con un descenso del 4,08 por ciento, mientras que OHL cedió el 3,35 por ciento, seguida de BBVA y de Mapfre, que bajó el 2,27 por ciento.

La mayor subida del Ibex correspondió a Abengoa, el 2,81 por ciento, en tanto que Amadeus se revalorizó el 1,75 por ciento y Caixabank y Bankia el 1,73 por ciento cada uno.

En el mercado continuo destacó la bajada de Uralita, el 10,71 por ciento. Nicolás Correa encabezó las ganancias al subir el 11,66 por ciento.

El efectivo negociado en el mercado continuo se situó en 1.886 millones, de los que 700 correspondieron a operaciones efectuadas por inversores institucionales.