El malestar generado entre algunos sectores industriales por el paquete de nuevos impuestos a la generación de energía eléctrica se canalizó ayer a través de la patronal autonómica Cierval. La junta directiva de la organización empresarial expresó su "rechazo" a las medidas aprobadas por el Consejo de Ministros para reducir el denominado déficit de tarifa. Cierval criticó la "repercusión tan negativa" que tendrá el encarecimiento de la actividad de todos aquellos sectores productivos en los que la energía, sobre todo el gas, "incide de manera determinante en sus costes de explotación". Entre estos sectores, la patronal citó sectores como el de la cerámica, textil, vidrio, auxiliar del automóvil o las cementeras. "Supondrá para las empresas una grave amenaza a su competitividad en los mercados internacionales, y serias repercusiones en el empleo, para todas aquellas que tienen elevados niveles de exportación en su volumen de ventas".

El paquete de medidas fiscales ha enervado especialmente a las empresas azulejeras de Castelló agrupadas en torno a Ascer, que se nutre del gas para fabricar sus productos. Tanto es así que han pedido al presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, que trate de influir en el Gobierno para reducir en especial el denominado céntimo verde a la generación de gas.

Fabra fue preguntado ayer en la inauguración de Feria Hábitat Valencia sobre las quejas de los empresarios. Según explicó, gracias a sus conversaciones con Moncloa la tasa fijada en el proyecto de ley aprobada el pasado viernes en el Consejo de Ministros tendrá un impacto para el sector cerámico de 30 millones de euros, lo que supone una reducción del 30% sobre la cantidad fijada inicialmente, que, según Ascer, ascendía a 43 millones. La tasa aprobada es de 2,79 céntimos de euros. "Seguimos en contacto con el ministerio y estamos intentando que las plantas de cogeneración, que suponen aproximadamente el 30% del gas natural que consume el sector cerámico, queden excluidas del céntimo verde", lo que supondría una reducción del impacto económico en el sector de otro 30% respecto a la previsión inicial, esto es 10,5 millones de euros, indicaron fuentes de la Generalitat dijo el jefe del Consell. Sin explicitarlo claramente, Fabra se mostró molesto con la decisión del Gobierno: "Son momentos para defender y cuidar a aquellos sectores que están consolidando puestos de trabajo", señaló.

Más cierres de renovables

También La Asociación Valenciana de Empresas del Sector de la Energía (Avaesen) considera agravante el nuevo impuesto del 6% sobre la generación eléctrica renovable después de el marco regulatorio restrictivo que el sector viene sufriendo. La patronal advirtió de nuevos cierres de empresas y destrucción de empleo.

Cierval, contra más aumentos fiscales

Cierval señaló ayer que el cumplimiento del déficit público es una "necesidad ineludible que el Gobierno debe realizar sin incrementar más los impuestos". Así lo ha manifestó la patronal autonómica en un comunicado tras la reunión en Valencia de su junta directiva, en el que también indicó que las medidas del Gobierno "inciden más en el aumento de los impuestos que en la reducción del gasto".

Para Cierval, la actual presión impositiva es "muy alta" y es necesario equilibrar la reducción del déficit entre aumento de ingresos y reducción del gasto, fundamentalmente gasto corriente y para ello, es "imprescindible adelgazar las administraciones públicas y simplificar su funcionamiento para ser más eficaces".