El vicepresidente del Consell, José Císcar, y el director general del Impiva, Rafael Miró, lograron ayer abortar temporalmente el amago de cierre patronal con el que trabajan los empresarios de la comarca de l´Alcoià-El Comptat en protesta por los impagos de la Generalitat Valenciana. La patronal comarcal Fedac tenía previsto celebrar ayer una rueda de prensa para explicar la delicada situación por la que atraviesan la organización y los empresarios contratistas de la Administración pública como consecuencia de los impagos del Consell. Entre las iniciativas que barajan está la de promover un paro de las empresas. Fedac cuenta con más de 600 empresas afiliadas.

Sin embargo, anteanoche Císcar y Miró (que es de Alcoi) maniobraron para tratar de apagar el incendio o al menos dejarlo controlado. El vicepresidente del Consell se puso en contacto con el presidente de la patronal comarcal Ramón Juan para ofrecerle la posibilidad de mantener el día 1 de octubre una entrevista en su despacho en Valencia con el objetivo de buscar una solución. Los empresarios alcoyanos llevan semanas hablando con Miró y explicándole que la morosidad pública los está dejando en una posición muy complicada. Tras la conversación con Císcar la cúpula de Fedac decidió posponer la rueda de prensa, aunque no anularla. Ramón Juan trasladó a Císcar que el 1 de octubre le parecía una fecha muy lejana y le emplazó a mantener un encuentro la semana que viene. «Si no nos reciben tenemos previsto dar la rueda de prensa el día 28 de septiembre», dijeron fuentes de Fedac.

La posibilidad de hacer un cierre patronal la han puestos encima de la mesa algunos de los asociados. Sería una iniciativa inédita en la Comunitat Valenciana y en España, donde los empresarios nunca han promovido paros de forma organizada. Los integrantes de Fedac sostienen que la Generalitat adeuda dinero tanto del Servef por cursos de formación como del Impiva (que dirige Miró) en materia de promoción empresarial y financiación de proyectos.

Anteayer fuentes de Fedac afirmaban que la morosidad «ha arruinado» a muchos empresarios y aseguraban que tanto la patronal como muchos asociados están en una situación límite. Esta organización, integrada en la patronal alicantina Coepa y en la Red Empresarial de las Comarcas Centrales, invita a otras federaciones a sumarse a las protestas, aunque sería muy complicado que cuajase una iniciativa de tanto calado como un cierre patronal.