El Consejo de Ministros aprobó ayer el Real Decreto que regula el reconocimiento de las organizaciones de productores de leche y de las interprofesionales lácteas y establece las condiciones de contratación en el sector, incluyendo la obligatoriedad de la suscripción de contratos. La decisión del Ejecutivo, impulsada por el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, se produce después de largas negociaciones con las entidades ganaderas y debe servir para para paliar la crisis por el desplome de precios. El objetivo es reforzar los derechos de los productores y de sus organizaciones profesionales y que haya un mayor equilibrio entre los ganaderos y la distribución.

Esta iniciativa, que ya existe en otros países europeos como Francia, logra lo que no pueden conseguir las organizaciones agrarias para el ámbito citrícola. Desde hace años vienen exigiendo la puesta en marcha de un contrato de compraventa en las operaciones de compraventa de cítricos en el campo, creado por la interprofesional naranjera Intercitrus en 2010, aunque no es obligatorio y su uso es residual en el campo valenciano. Así las cosas, todavía es frecuente la venta de la cosecha "a resultas", es decir sin fijar precio en la operación comercial.

Tras esta regulación en el negocio lácteo todas las ventas de leche cruda estarán sujetas a un contrato firmado por adelantado donde se incluirán, entre otros elementos, el volumen contratado y el precio. UPA y COAG confirmaron a Efeagro que no firmarán el acuerdo de colaboración entre Ministerio de Agricultura, industria láctea (Fenil), gran distribución (Anged, Asedas y Aces), Cooperativas Agro-alimentarias y Asaja, previsto para hoy.