La cooperativa agrícola citrícola San Alfonso de Betxí está ultimando un proceso de reestructuración mediante un plan de viabilidad para mantener la empresa en el mercado y los 2.500 puestos de trabajo en la Comunitat Valenciana y Cataluña. En la asamblea extraordinaria del pasado mes de mayo para analizar la situación financiera de la entidad y las deudas con sus proveedores, donde se aprobó la destitución del director general, se informó de un desfase contable de 30 millones de euros en las cuentas de la cooperativa castellonenses.

La entidad aborda un nuevo programa de futuro con el apoyo casi unánime de sus más de 220 socios, que han convertido la deuda de su cosecha en préstamos participativos, así como del 91% de los 800 proveedores de la cooperativa, que respaldado también el plan de viabilidad. Según informa Efe, el último frente para cerrar el proceso son las entidades financieras, de quienes "depende en este momento la suerte de la sociedad", ya que algunas bloquean un acuerdo de refinanciación de la deuda. Las entidades presentes en la operación son Bankia, Banco Santander, Banco de Valencia, Banco Popular, Cajamar, Bankinter, Banesto, BBVA y Caixabank. La cooperativa de Betxí, que cerró su ejercicio contable en agosto, comercializó en la campaña 2011-2012 unos 90 millones de kilogramos de cítricos lo que supone unos 44 millones de euros en ventas.

La mayor parte de sus clientes son grandes cadenas de distribución comercial europeas. En el presente ejercicio ya se han iniciado operaciones en el almacén de Ulldecona (Tarragona) que, en plena campaña, llega a contratar a unas 1.100 personas.

Crecimiento en los mercados exteriores

La conselleria de Agricultura, cooperativas y organizaciones agrarias sostienen que la próxima campaña de cítricos, todavía incipiente, es de buena calidad y tiene "muchas posibilidades", lo que permitirá llegar "a todos los mercados exteriores en buenas condiciones". El Consell reclama al sector que fomente los acuerdos comerciales y destaca la reacción del Consell frente a las heladas con una convocatoria de ayudas para paliar los daños a los productores con un 30 % de pérdidas. El sector productor espera que se mejoren los precios en origen. levante-emv valencia