07 de abril de 2014
07.04.2014

Carlos Bertomeu, el nuevo propietario de Air Nostrum

El consejero delegado de la aerolínea será en unas semanas el nuevo propietario, junto a sus socios del IVI Pellicer y Remohí, de Air Nostrum

07.04.2014 | 10:14

Él fue quien propuso hace veinte años a los Serratosa, como director de inversiones de Nefinsa, crear una compañía aérea para diversificar las inversiones. Eran otros tiempos y los Serratosa acababan de hacer una caja de 125.000 millones de pesetas tras la venta de Valenciana de Cementos.

Iros a formar fuera... pero volved porque os necesitamos. Es nuestra obligación no permitir que la Comunitat Valenciana pierda vuestro talento». Era el consejo de Carlos Bertomeu, futuro propietario de Air Nostrum, a más de cuarenta ingenieros aeronáuticos de la segunda promoción de la Universidad Politécnica de Valencia, de la que era padrino. Y lo decía con conocimiento de causa. Tres décadas antes había hecho el mismo camino. Tras finalizar el master MBA del Instuto de Empresa de Madrid como primero de su promoción, con la calificación «cum laude», la propia escuela de negocios decidió ficharle y le envió a Estados Unidos para completar su formación.

Bertomeu, además, se tomo al pie de la letra su consejo. Cuarenta ingenieros aeronáuticos de la UPV han pasado ya por el área técnica de Air Nostrum, y varios de ellos han terminado en puestos de responsabilidad de importantes aerolíneas.

Por eso, probablemente, ha apostado por dar continuidad a la aerlínea, jugándose su propio patrimonio, con el apoyo de sus socios del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) Pellicer y Remohí, en un sector muy complicado y cambiante. «Creatividad, tesón, pensamiento a largo plazo, humildad en la aproximación y capacidad para corregir los errores son, desde mi punto de vista, los valores para iniciar un negocio partiendo de cero», señaló Bertomeu en la charla de clausura de un curso de azafatas. Valores que deberá aplicar en la nueva etapa que emprende con una Air Nostrum adelgazada en un mercado voluble y muy exigente, pero que Bernomeu conoce muy bien, no en balde ha estado al frente de la compañía durante su periodo más duro, el de la crisis que estuvo a punto de acabar con la aerolínea, y el de la reestructuración. «En el entorno globalizado en el que nos movemos —sostiene— la única certidumbre es que los mercados están cambiando y que seguirán haciéndolo de forma rápida e ininterrumpida».

Directo en el trato, a veces socarrón, este «directivo con alma de empresario», como siempre han dicho los que le conocen, trata de congeniar de la mejor manera posible la intensa vida de ejecutivo, de constantes desplazamientos, con su pasión por el campo, una herencia enraizada con su infancia. El padre de Carlos Bertomeu era directivo de Hidroeléctrica Española y se veía obligado a traslados temporales con su familia a los antiguos poblados que se construían entonces a pie de obra. Esta circunstancia llevó a Carlos a vivir en Alcántara (Cáceres), Cirat (Castelló), Contreras y Cofrentes. De esas estancias recuerda la vida al aire libre con otros niños. También los paseos por el monte con su padre para recoger setas. Una afición que ha mantenido y de la que pueden dar buena prueba sus conocidos de la pequeña localidad turolense Virgen de la Vega, tradicional refugio estival de muchos valencianos. Allí no es extraño verle en otoño por el monte , acompañado de su mujer, Paz, madrileña, y sus tres hijos, Carlos, Alvaro y Diego, cogiendo «rovellons».

Bertomeu estudió Ciencias Económicas y Empresariales en la Universitat de València. Allí es donde conoció a Javier Serratosa, con quien mantiene una gran amistad personal. Javier fue el que llamó a Carlos cuando éste dirigía los programas MBA e International MBA en el Instituto de Empresa de Madrid. Le ofreció el puesto de dirección de inversiones del grupo Nefinsa. Era el inicio de la década de los noventa y los Serratosa habían hecho una caja de 125.000 millones de pesetas con la venta de Valenciana de Cementos a mejicana Cemex y estaban en plena búsqueda de inversiones.

Fue en el año 1994 cuando, coincidiendo con la liberalización del mercado aéreo, Bertomeu propuso a los Serratosa crear una compañía aérea regional, tomando nota de los aspectos más favorables de las que ya existían en otros países europeos y «poniéndole un poco de creatividad hispana». Y fue a partir de ese momento cuando Carlos se hizo con las riendas de la aerolínea que veinte años después va a controlar con su paquete accionarial. Bertomeu, que ha sido también consejero de Vueling —actualmente en manos del grupo IAG— es vicepresidente de la Asociación Europea de Aviación Regional (ERA), que engloba a sesenta aerolíneas y más de cien empresas del sector, y consejero de la Alianza para la Excelencia Turística (Exceltur). Durante su gestión, Air Nostrum ha llegado a ser galardonada en Estados Unidos como la mejor aerolínea regional del mundo.


Directo, enérgico y, a veces, socarrón
Carlos Bertomeu (Valencia, 13 de mayo de 1963) tiene fama de ser muy directo y enérgico —a veces demasiado, dice él—, lo que no evita un cierto carácter socarrón. Eduardo Jáuregui recuerda en el libro «Alta diversión: los beneficios del humor en el trabajo», la broma que gastó a varios directivos de Air Nostrum. Les llamó a su despacho y les propuso cosas absurdas mientras eran grabados por una cámara oculta. Al director de Mantenimiento, le sugirió alquilar el hangar «los sábados» para realizar bodas, bautizos y comuniones y así «redondear los ingresos»; al director de servicio al cliente, escanciar sidra a bordo de los aviones y al director comercial vestir a todas las azafatas de vuelo de asturianas para una campaña publicitaria. Los sudores de los directivos intentando convencer al Consejero Delegado «sutilmente» de lo descabellado de sus proyectos fueron proyectados en una pantalla gigante durante la fiesta de navidad para regocijo del resto de empleados. Bertomeu también tiene sus pasiones, una de ellas son los puros, como demuestra su nombramiento de Embajador del Habano en 2008. También es un gran aficionado a la gastronomía, en la que hace sus pinitos como cocinero de «platos de fundamento» en los ratos que le dejan libres sus otras aficiones, como la lectura de los libros de historia, el esquí o los viajes, especialmente en compañía de su familia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendarios 2019/20

Calendario Laboral y Escolar Comunidad Valenciana

Consulta el calendario de 2020

Todos los días festivos nacionales, locales y de las ciudades de València, Castelló y Alicante de 2020, así como el calendario escolar para el curso 2019/20.


¿Quiere darle visibilidad a su empresa en Internet?

Levante-emv.com cuenta con una sección de noticias de empresa de la Comunitat Valenciana donde su empresa no puede faltar.