Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Empleo

Empleo 'limpia' a los parados

El SEPE cobra 5 euros a un desocupado por una llamada de dos minutos que no resuelve la solicitud

Empleo 'limpia' a los parados

Empleo 'limpia' a los parados

Lino Zabala Mejías, natural de Bolivia, residente en España desde hace diez años y parado de larga duración, es uno de los miles de desempleados perjudicados por la decisión del Servicio Estatal Público de Empleo (SEPE) el antiguo INEM de dejar de expedir certificados a los desocupados en las oficinas de esta administración. Desde ayer ya es obligatorio solicitar estos trámites por internet o bien vía telefónica. La sorpresa de Lino Zabala, de 57 años de edad, ha sido la elevada factura telefónica que reflejó su modesto teléfono con tarjeta prepago a los pocos minutos de llamar a un servicio 901 que atiende el SEPE para solicitar el certificado del paro.

«A los dos minutos y veintiocho segundos de iniciar la llamada al servicio de atención telefónica para pedir un certificado de paro lamentaba ayer este parado a las puertas de una oficina del SEPE en Valencia agoté los cinco euros de saldo que me quedaban en el saldo del móvil. ¡Vaya estafa!», espetaba este trabajador en paro que además acaba de sufrir un ictus y pleitea en los juzgados contra el Instituto Nacional de la Seguridad Social para que reconozcan su incapacidad temporal.

Lo peor de todo es que los cinco euros y los más de dos minutos de tiempo empleados por Lino Zabala para su efectuar su llamada al SEPE no han sirvieron para lograr el certificado deseado. «Se acabó el crédito del móvil y no hubo solicitud. Sin duda, el Gobierno nos chupa la sangre», agregó con mucho enfado en declaraciones a este diario. Tras la ingrata sorpresa, este trabajador del sector de servicios sociales se trasladó a la oficina del SEPE en la calle Felipe Rinaldi (barrio de Torrefiel), aunque allí se encontró con el cartel que recuerda que no se expiden certificados en las oficinas de prestaciones y subsidios.

La familia de Lino Zabala necesita el citado documento para poder solicitar ayudas sociales, sobre todo alimentos en diversas instituciones a las que acude con frecuencia porque no puede llegar a fin de mes con sus ingresos.

En medio de un profundo malestar, otros desempleados con escasos recursos algunos que han agotado las prestación o los subisido por desempleo también expresaron su sorpresa a las puertas de las oficinas del SEPE de Valencia. Es el caso de las madres de familia Teresa y Pilar, quienes necesitan los certificados para recibir ayudas del ayuntamiento y tildaron de «verdadero obstáculo» y «ganas de complicar la vida a las personas con menores recursos» la solicitud por internet o teléfono.

«Antes llegabas a la sucursal y en pocos minutos lograbas el papel; ahora todo es más complicado y te tienen que asignar una clave de usuario y un certificado digital o DNI electrónico», lamentaba Juan, otro parado de larga duración ocupado hasta hace dos años en el negocio de la construcción. Grupos de inmigrantes también se quejaban ayer de la nueva medida.

Los funcionarios del SEPE, según fuentes del CSI·F, han atendido hasta ahora alrededor de 250 citas diarias en cada oficina de Valencia durante los últimos tiempos, de las que un tercio corresponden a solicitudes de certificados. De este modo, alrededor de 2.000 parados han tenido que cambiar sus hábitos desde ayer. Con esta medida, la dirección del SEPE quiere desbloquear los colapsos en las oficinas, que en la actualidad tramitan el pago a 113.979 beneficiarios de las prestaciones por desempleo en la C. Valenciana, 132.429 subsidios y 37.445 perceptores de renta activa de inserción. La suma de estos representa poco más de la mitad de los parados totales.

Compartir el artículo

stats