Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Financiación

Los economistas quieren que el modelo de financiación garantice los servicios básicos

El colectivo de profesionales valenciano aboga por un sistema «mixto y asimétrico» que cubra sanidad, educación y bienestar social

Los economistas quieren que el modelo de financiación garantice los servicios básicos

Los economistas quieren que el modelo de financiación garantice los servicios básicos

Los economistas valencianos abogan por un nuevo modelo de financiación mixto y asimétrico que tenga en cuenta las necesidades y capacidad fiscal de cada autonomía y en el que la financiación de los servicios públicos básicos (sanidad, educación y bienestar social) sea la misma para todos los ciudadanos del Estado. Dicho de otro modo, la fórmula implicaría que la administración central garantizara esos servicios en todas las autonomías y que cada una de estas tuviera capacidad para establecer políticas fiscales independientes en función de sus propios objetivos. El Consejo de Colegios de Economistas de la Comunitat Valenciana ha realizado una encuesta entre sus asociados para conocer qué modelo de financiación defienden. El ya mencionado es el que obtuvo la votación más alta (4,04 puntos sobre 5). Por detrás quedaron, con 3,58 puntos en cada caso, un sistema solidario que reduzca las desigualdades entre autonomías en materia de renta per cápita, desarrollo económico, infraestructuras y servicios sociales; y un sistema idéntico para todas las autonomías atendiendo a un criterio proporcional relacionado con la población. En último lugar quedó, con 2,28 puntos, la opción por un modelo completamente descentralizado en el que cada autonomía gestionarías sus ingresos y sus gastos, con un fondo estatal para atender costes comunes.

En relación con la reforma fiscal, el Consejo de Colegios de Economistas propuso tres medidas posibles a sus afiliados. La que obtuvo mayor puntuación 3,20 sobre 5 es la que plantea la supresión de algunas deducciones en el IRPF para lograr la neutralidad fiscal entre vivienda en propiedad y en alquiler. En segundo lugar, con 2,78 puntos, figura la opción de implementar una devaluación fiscal para impulsar la competitividad económica mediante una subida del IVA que penalice las importaciones y una rebaja de cotizaciones a la Seguridad Social que impulse las exportaciones y compense el incremento de la imposición directa. Por último, con 2,45, los economistas valencianos defienden un nuevo Impuesto de Bienes Inmuebles de ámbito nacional.

Al margen de estas dos grandes cuestiones, la encuesta realizada a 843 colegiados de las tres provincias entre el 16 y el 30 de mayo pone de relieve que los economistas valencianos «confían en la recuperación, lenta pero progresiva, de la economía» autonómica, según consta en el informe hecho público ayer por el Colegio. Así, el porcentaje de asociados que considera que la economía autóctona está igual que hace un año (48,87 % del total) supera por primera vez al de quienes perciben un deterioro (32,27 %). La valoración sobre la situación económica llega a 3,49 sobre 10, la mejor desde que se hace la encuesta. Por su parte, la economía española registra también su nota más alta, con un 4,21. Preguntado por la peor valoración de la Comunitat Valenciana respecto de la de España, el presidente del Colegio de Economistas de Valencia, Juan Manuel Pérez, aseguró ayer que la autonomía «es una comunidad pobre, tiene un problema de industrialización y la demanda interna no acaba de funcionar, y eso es un factor que está pesando mucho en la valoración que se hace de la Comunitat Valenciana» por parte de este colectivo, según informa Europa Press.

Compartir el artículo

stats