Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Menos incentivos y más competencia tras la reforma fiscal

El Gobierno ha creado un nuevo tipo de cuenta que incluye desgravaciones si el dinero no se retira en cinco años

La reforma fiscal aprobada por el Gobierno no va a favorecer demasiado a los fondos de pensiones. Por un lado, el Ejecutivo ha decidido reducir la cuantía de las aportaciones anuales que pueden deducirse sus partícipes desde los 10.000 euros hasta los 8.000.

En principio, esta medida no debería afectar demasiado porque la realidad es que la aportación media anual raramente supera los 4.000 euros y la media real, según Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, apenas ronda los 300 euros como consecuencia de que muchos partícipes no realizan ninguna. Además, el límite anterior se consideraba injusto, ya que beneficia a quienes más poder adquisitivo tienen.

Mayores consecuencias puede tener el denominado «plan Ahorro 5», el nuevo vehículo que ha creado el Gobierno para fomentar el ahorro a largo plazo y que va a entrar en competencia directa con los seguros de jubilación. Se trata de cuentas que cuyos rendimientos quedarán exentos siempre que el dinero se mantenga durante un mínimo de cinco años.

Prestaciones más bajas

En cualquier caso, en el sector confían en otra reforma, la de las pensiones, para garantizar su futuro ya que consideran que, a medida que los cambios normativos tengan efecto y reduzcan las prestaciones públicas, más gente se animará a contratar un plan privado.

Compartir el artículo

stats