La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) considera que el Ministerio de Fomento debería contemplar la apertura de «un número definido y conocido de corredores que garantice una mayor seguridad jurídica de los operadores» que vayan a concursar por las rutas que Renfe va a abrir a la competencia. «Al menos, debería comprender la apertura inicial de los trayectos ferroviario de mayor demanda para incentivar la entrada de nuevas empresas» y no solo, como tiene previsto por ahora, la ruta que conecta el AVE entre Madrid, Valencia Y Alicante, señaló ayer la CNMC en el «documento de reflexión» que ha publicado sobre el proceso de liberalización de viajeros por ferrocarril aprobado recientemente por el Gobierno, en el que propone distintas mediadas para «contribuir a mejorar el proceso de apertura al mercado».

En este sentido, el regulador indica que los AVE Madrid-Barcelona y Madrid-Sevilla son los que presentan una demanda igual o superior al AVE a la Comunitat Valenciana, por el que Fomento iniciará la entrada de empresas privadas en el sector del transporte de viajeros en tren. La CNMC sugiere asimismo que los «títulos habilitantes» que se concedarán a las empresas privadas que competirán con Renfe sean «lo más amplio posible para que los operadores se beneficien de economías de escala».

El documento propone también que se desvincule de Renfe, «preferiblemente a través de una privatización», la filial de alquiler de trenes a otros operadores que la compañía ferroviaria acaba de constituir. Con esta medida, el regulador busca garantizar la «neutralidad» de la firma de alquiler y contribuir a un «efectivo» proceso de apertura a la competencia del transporte de viajeros en tren.

El organismo que preside José María Marín Quemada considera que «el acceso a los mercados de material rodante y mantenimiento del mismo es sustancial para garantizar un acceso adecuado de los nuevos operadores y el buen funcionamiento del mercado ferroviario». «Esto sólo sería posible si la unidad de alquiler de trenes se separase de Renfe», sugiere la CNMC, que además apunta que este proceso debería realizarse «permitiendo la entrada de capital privado». Renfe constituyó el pasado mes de mayo una nueva filial para alquilar trenes que no utiliza a otros operadores.