Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Compra

La valenciana Baleària se hace con el yate "Fortuna"

La naviera de Adolfo Utor y Abel Matutes se queda la embarcación por 2,2 millones de euros tras venderla - Fundatur, al renunciar la Casa Real a su uso

La valenciana Baleària se hace con el yate "Fortuna"

La valenciana Baleària se hace con el yate "Fortuna"

La naviera valenciana Baleària de Adolfo Utor, en la que también participa Abel Matutes, se ha hecho con el yate «Fortuna» por 2,2 millones de euros, según confirmó ayer la Fundación Turística y Cultural de Islas Baleares (Fundatur), encargada de la venta del navío que regalaron los empresarios de la fundación a la Familia Real y a cuyo uso renunció el año pasado el rey Juan Carlos I.

El «Fortuna», ahora rebautizado como «Foners», les costó en el año 2000 a los miembros de Fundatur 3.000 millones de pesetas (18 millones de euros). Fue construido en los astilleros de Bazán para sustituir al antiguo «Fortuna», donado en 1979 por el rey saudí Fahd.

La embarcación, de 41 metros de eslora y 1,47 de calado, pesa 35,4 toneladas, puede desplazarse a 130 kilómetros por hora y cuenta con un salón, un comedor, una cocina y cuatro camarotes dobles para ocho pasajeros, además de las tres estancias para la tripulación, compuesta por 8 personas.

La anterior tripulación, despedida por Patrimonio del Estado tras la renuncia del Rey al barco, ganó un pleito en el Tribunal Superior de Justicia de Baleares en el que se condenaba a Patrimonio y a Unión Naval de Vicente Boluda, empresa a la que pertenecían los trabajadores, a pagar una indemnización por despido de 1,2 millones de euros por despido improcedente a los diez tripulantes.

El yate, que fue puesto a punto en la base naval de Porto Pi, en Palma, para su venta, pasará cuando se firme el contrato a manos de Baleària para un uso que no se ha querido desvelar. «Aún no está firmado el contrato y hasta que no esté todo cerrado, no podemos decir nada», señalaron en la empresa, aunque no se descarta que, por sus características, pudiera dedicarse al alquiler.

Baleària, con líneas entre la península y Baleares, en el Estrecho de Gibraltar y Bahamas transportó el año pasado alrededor de 3 millones de pasajeros y alcanzó una facturación de 260 millones de euros con sus 16 buques ferrys, fast-ferrys y super fast-ferrys. La apuesta por los mercados internacionales ya reporta a la naviera cerca de un 12 % de los ingresos y podría elevarse de forma sustancial. La llegada de Abel Matutes ha reforzado la apuesta por la zona de Miami, en donde ahora opera en la línea Fort Lauderdale y la isla Grand Bahama.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats