Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Desempleo

Sólo 175 autónomos valencianos cobran el paro pese a las 7.000 bajas mensuales

Empleo deniega el 80 % de las solicitudes de prestaciones en la Comunitat Valenciana al incumplir el requisito de pérdidas

Cola de parados en una oficina del Servef-SEPE en Valencia.

Cola de parados en una oficina del Servef-SEPE en Valencia. josé aleixandre

Ser empleado por cuenta propia y pretender cobrar el paro se está convirtiendo en una misión casi imposible. El Ministerio de Empleo y Seguridad Social deniega el 80 % (en España se reduce a la mitad) de las solicitudes que presentan los trabajadores autónomos de la Comunitat Valenciana para recibir una prestación por estar parado, según constatan las últimas cifras facilitadas por esta administración pública. De este modo, tan sólo 175 profesionales valencianos recibían pagos por desocupación que abona el Servicio Estatal Público de Empleo „el antiguo INEM„ durante septiembre, un mes en el que se dieron de baja de la Seguridad Social hasta 7.069 cotizantes en toda la autonomía.

De poco ha servido que desde el año 2010 los trabajadores por cuenta propia lograran una reivindicación histórica. El Ejecutivo socialistas de Rodríguez Zapatero creó entonces un sistema de prestación por desempleo para este colectivo que denominó «prestación por cese de actividad». Sin embargo, «los requisitos son de muy difícil cumplimiento», sostiene el secretario general de la organización de autónomos UPTA-PV, Javier Pastor.

Para poder cobrar el desempleo „a razón de dos mensualidades por año cotizado„ estos profesionales deben justificar pérdidas equivalentes al 30 % de sus ingresos durante dos ejercicios, con lo que la mayoría no puede sostener esa situación y opta por abandonar el sistema. Dejan así de cotizar y ya no tienen derecho a cobrar prestaciones por desempleo. «La actual legislación „explica Pastor„ perjudica gravemente a todos los profesionales, especialmente los del sector del transporte, comercio y hostelería». UPTA asegura que las solicitudes son cada vez inferiores porque los propios trabajadores por cuenta propia son conscientes de lo complicado que resulta acceder a esta prestación, que afecta a aquellas personas que han cotizado para cobrar el paro y ahora tienen la posibilidad de recibir esta prestación en el caso de que tengan que cerrar el negocio.

Los autónomos, respecto a la población asalariada, sufren una clara discriminación. Aunque las tasas de cobertura van en descenso, un 52 % de los los empleados por cuenta ajena en paro cobran la prestación; un porcentaje sin duda muy superior al del personal por cuenta propia en la C. Valenciana.

Cambios

A la vista de la situación, UPTA considera necesario que entre en vigor el nuevo sistema de acceso a estas prestaciones, contemplado en el proyecto de ley de mutuas. La legislación en ciernes mejora sustancialmente el modelo actual. Con la nueva ley de mutuas, los trabajadores autónomos tendrán más sencillo acceder a la prestación por cese de actividad, ligada actualmente a la cotización por contingencias profesionales. El texto desvincula ambos conceptos y mantiene como voluntaria la aportación por cese de actividad. Además, baja del 30 al 10 % el nivel de pérdidas anuales por motivos económicos, organizativos, técnicos o de producción que debían acreditar los autónomos para acceder al paro.También se mejoran los medios de prueba que pueden emplear para demostrarlo.

Compartir el artículo

stats