Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Desplome de la rentabilidad

Los depósitos ya no son rentables

El interés medio anual que ofrecen las entidades apenas llega al 0,67 %, descoloca a los ahorradores y no alcanza ni para las previsiones de inflación del Gobierno - Fondos de inversión, regalos o bonos son las alternativas que proponen los bancos

¿Qué hacer con el dinero? Ésa es la gran pregunta que se realiza en estos momentos la inmensa mayoría de los ahorradores españoles ante el desplome de la rentabilidad de los depósitos a plazo, el producto en el que tradicionalmente más familias han confiado para guardar el dinero que no necesitan en su día a día. Y la preocupación no es para menos si se tiene en cuenta que los tipos ofrecidos por las entidades no han dejado de caer desde el año 2012 y se encuentran en estos momento en mínimos históricos.

En concreto, según los datos del Banco de España del mes de septiembre, la media para un depósito a un año se sitúa ya en tan sólo un 0,67 % anual, apenas la mitad que a principios de año y menos de una sexta parte de lo que se pagaba hace tan sólo un par de años, cuando algunas entidades ponían sobre la mesa hasta un 4,5 % de interés para evitar la fuga de clientes. Una cantidad tan ínfima, en cualquier caso, que ni siquiera alcanza para cubrir las previsiones de inflación del 1 % que tiene el Gobierno. Es decir, para evitar que la subida del coste de la vida se coma el beneficio.

Y lo peor es que esta situación puede durar «mucho tiempo», según el catedrático de Economía y director adjunto del IVIE, Joaquín Maudos. Tanto como «se mantenga la actual situación de debilidad económica y el Banco Central Europeo continúe prestando dinero a las entidades a tan sólo un 0,05 % y el euribor siga también en mínimos históricos», apunta el investigador y uno de los mayores expertos en el sistema financiero española.

Porque, además, una vez saneados sus balances y con un nivel adecuado de solvencia, las entidades ya no tienen necesidad de captar nuevos recursos ni de pelear para evitar una fuga masiva de capitales, como ocurrió con las entidades nacionalizadas. Tampoco los necesitan para aumentar sus volúmenes de crédito ya que la demanda que consideran solvente todavía es escasa, aunque empiece a repuntar, tal y como recuerda Maudos.

Ante esta situación y las quejas de los clientes exigiendo mayor rentabilidad para sus ahorros, los bancos están ofreciendo como principal alternativa los fondos de inversión, una elección nada casual. Mientras que los depósitos no suelen comportar gastos, la contratación y gestión de los fondos van acompañadas de sus correspondientes comisiones, lo que contribuye a mejorar los ingresos de las entidades. Eso sí, tras los escándalos por la colocación de preferentes y otros productos tóxicos, los bancos evitan presionar a sus clientes cuando los rechazan.

La Caixa, por ejemplo, apunta que siempre se tiene en cuenta «el perfil del cliente» y, sobre todo, el riesgo que está dispuesto a asumir a cambio de una mayor rentabilidad. En su gama de fondos ofrecen tres modalidades „FonCaixa Equilibrio, Crecimiento u Oportunidad„ en función de estas variables. Para los que no están dispuestos a tomar ningún riesgo, la entidad catalana también mantiene su Depósito Estrella, en el que la remuneración es en especie, con diferentes artículos que se pueden seleccionar de un catálogo.

También apuesta por los fondos Bankia, a través de su programa Soy Así, que, igualmente segmenta en tres perfiles distintos según el riesgo: cauto, flexible y dinámico. Por su parte, el Sabadell, además de sus gamas de fondos con los que en 2014 ha captado 652 millones de euros en la Comunitat Valenciana y Murcia, ha decidido poner en el mercado bonos a 18 meses por los que ofrece una rentabilidad del 1 %.

Sin embargo, la mayoría de las familias sigue pensando en los depósitos a plazo como su principal opción, tal como pone de manifiesto J.P. Morgan Asset Management. Así, hasta el 60,2 % de los ahorradores señala su intención de contratar un depósito para guardar su dinero, 15 puntos inferior al de hace un año pero todavía muy mayoritario. Por su parte, se ha duplicado el número de los que se plantean invertir en un fondo, pero apenas suponen el 4%. Aún así, el director de estrategia de la gestora, Manuel Arroyo, está convencido de que en los próximos años se irá incrementando este porcentaje hasta equipararse con lo que ocurre en los países de nuestro entorno.

De momento, el grupo que más se incrementa es el del 28 % que simplemente lo van a dejar en sus cuentas corrientes al no convencerles las alternativas.

Compartir el artículo

stats