Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El dinero busca paraísos

Calcula el profesor Gabriel Zucman en su ensayo sobre «La riqueza oculta de las naciones» que un 12 % de las familias de la UE guardan su peculio en paraísos fiscales, donde es fama que el dinero vive divinamente. Nada más lógico, si se tiene en cuenta que el recién elegido presidente de la comisión que gobierna la UE es Jean-Claude Juncker, antiguo primer ministro de uno de esos oasis monetarios y gran benefactor de las multinacionales interesadas en evadir impuestos vía Luxemburgo. La elección de Juncker como zorro encargado de cuidar a las gallinas en sus corralitos avalaría, en apariencia, la descorazonadora conclusión de Zucman, cuando afirma que la impunidad de los defraudadores es «casi total». Advierte que los compromisos asumidos por los paraísos fiscales son vagos y los medios de control débiles para poner coto a la gigantesca evasión de impuestos en el continente. Y en el mundo.

Quizá ocurra -aunque esto no lo dice Zucman- que el dinero sea una variante de la religión, necesitada como cualquier otra de paraísos y acaso también de infiernos como los de las crisis que purgan periódicamente al sistema financiero mundial. Esta peculiar teología se basa, como todas, en la fe de los creyentes que dan valor de compra a un papelito de colores que nada valdría si los feligreses perdieran su confianza en él. De ahí que los fieles más dotados de gracia monetaria prefieran Suiza o cualquier otro Edén financiero capaz de garantizarles discreción y seguridad.

Algo de esto intuyó años atrás el entonces cardenal jefe de la Iglesia española, monseñor Rouco, al decir que la crisis económica obedece a razones de orden espiritual. Efectivamente, nadie -y menos un obispo- ignora que el dinero es en su esencia una cuestión de fe. Bastó una pérdida de credibilidad en Grecia para que el robusto San Euro se tambalease y tuvieran que acudir a socorrerlo los colegios cardenalicios de la UE, el FMI y el BCE. Los paraísos del dinero son una válvula de seguridad para los capitales que por su gran tamaño exigen un velo de protección frente a Hacienda. Oficialmente, las autoridades dicen estar muy preocupadas por la existencia de estos nirvanas financieros; pero en la práctica se resignan a convivir con ellos y, a lo sumo, inventan Sicavs y amnistías a los evasores para rescatar una parte del botín.

Mucho más animoso o tal vez ingenuo, el profesor Zucman cree que aún es posible el combate a estas zonas francas que acumulan, según sus propios cálculos, cerca de seis billones de euros.

Para ello bastaría con crear un catastro mundial de las finanzas en el que quede registrada la propiedad de los títulos financieros. A continuación se amenazaría con todas las penas del infierno a los paraísos fiscales que insistan en mantener el secreto bancario y, por último, ya solo quedaría que el FMI creara un impuesto global sobre las fortunas.

Compartir el artículo

stats