Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cargo

Morata deja el puerto en pleno debate sobre la sucesión en la presidencia

La Cámara designa al dirigente del transporte Francisco Corell como vocal del consejo de la APV

El pleno de la Cámara de Comercio de Valencia aprobó ayer designar al presidente de la patronal del transporte FVET, Francisco Corell, como representante de la entidad cameral en el consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV). Corell sustituye al máximo mandatario de la Cámara, José Vicente González, en el órgano de gobierno liderado por Rafael Aznar y se produce en pleno debate sobre la sucesión en la APV tras la imputación judicial del presidente del puerto por posibles irregularidades en la gestión del recinto del Grao. El Consell, tal como anunció el jefe del Ejecutivo, Alberto Fabra, ultima el relevo de Aznar junto con el Ministerio de Fomento.

Morata, que ha figurado en las quinielas para sustituir a Aznar al frente de la APV, atribuye su salida del puerto a una estrategia «ya aprobada en febrero de 2014». Entonces, según el máximo responsable de la entidad con sede en Poeta Querol, se optó por elegir como representantes de la Cámara a «profesionales del sector» en los diferentes organismos en los que participa. Morata, cuyo puesto en el consejo de la APV caducó el pasado mes de octubre, también ha abandonado el patronato de la Fundación del Instituto de Investigación Sanitaria La Fe y la Fundación Incliva del Hospital Clínico Universitario. Su puesto será cubierto por José Bernardo Noblejas, a la sazón empresario del ámbito de la ortopedia.

Morata se desvincula así completamente del proceso de sucesión de Aznar después de que entre algunos dirigentes empresariales no se le apoyara como posible sustituto del actual presidente de la APV. Con todo, Morata aseguró ayer que no tiene ni ha tenido «aspiración alguna» por acceder a la presidencia del puerto valenciano.

El pleno de la Cámara de Comercio también aprobó el presupuesto para 2015. Asigna unos ingresos de 8.672.670 euros y unos gastos de 8.958.785 euros (un 16 % más), lo que supone un déficit presupuestario de 286.115 euros en 2015. Garantiza el mantenimiento de la plantilla actual. Los «números rojos» se reducen de forma considerable respecto a 2014, que concluirá con unas pérdidas de unos 1,7 millones. Prevé ingresar más de los convenios con Cámara España (+44 %), así como por la mayor recaudación en alquiler de inmuebles y por los servicios.

Compartir el artículo

stats