Los empresarios Alejandro Agag , yerno del expresidente del Gobierno José María Aznar, y el inversor valenciano Enrique Bañuelos negocian la entrada del fondo de capital riesgo CVC en la Fórmula E, la sociedad que explota la competición de carreras de bólidos eléctricos y en la que ambos socios invirtieron unos 40 millones de dólares.

Tras celebrarse la segunda prueba del campeonato de Fórmula E, ambos gestores negocian con varios fondos de inversión su entrada en el holding que sustenta los derechos para los próximos 25 años, según informó ayer El Confidencial. En estos momentos, el mejor colocado es CVC, que está realizando una auditoría para evaluar la cuantía de su oferta por desembarcar en un negocio que conoce muy bien. La firma de capital riesgo es en la actualidad el inversor financiero de referencia de la Fórmula 1 junto al promotor y fundador Bernie Ecclestone, aunque en los últimos tiempos se ha deshecho de un 30% de su paquete mayoritario para dar entrada a otros fondos como nuevos socios, como es el caso de Delta Topco, BlackRock, Waddell&Reed y Norges.

Alejandro Agag, al contrario que Enrique Bañuelos, quiere aprovechar esta coyuntura para ofrecer a CVC una alternativa sobre ruedas al circo de la Fórmula 1. Desde hace tiempo, el fondo trata de desvincularse de Ecclestone, motivo por el que negocia ahora la venta de su participación a la cadena estadounidense Discovery Communications.