Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tímida recuperación económica

Uno de cada cinco hogares valencianos vive de la pensión de un jubilado

El estancamiento del paro incrementa la dependencia de las familias de los ingresos de los mayores

La timidez con que la recuperación económica está alcanzando al mercado laboral ha reforzado el papel de los mayores como sostén y respaldo económico de las familias. Uno de cada cinco hogares valencianos (20,5 %) sobrevive gracias a la pensión que recibe un jubilado, según el informe de 2014 de Observatorio Social de las Personas Mayores de la Fundación 1º de Mayo de Comisiones Obreras. El porcentaje representa a más de 350.000 hogares de la Comunitat Valenciana. «El número de hogares sustentados por una pensión en nuestro país continúa creciendo. La población pensionista está teniendo un decisivo papel en la economía española y en el mantenimiento de la cohesión social contribuyendo a paliar las dificultades económicas de las familias», se explica en el estudio del sindicato.

La dependencia de los ingresos de los pensionistas es algo mayor en la Comunitat Valenciana en que en conjunto de España, donde la media de hogares sustentados por la paga mensual de un jubilado es del 19,9 %. No obstante, el porcentaje más elevado se registra en Castilla y León (24,7 %), mientras que es en Canarias donde más familias viven de la pensión de un mayor de 65 años (13 %).

Hay que tener en cuenta que las cifras incluyen también a los hogares compuestos exclusivamente por pensionistas. El 59 % declara vivir con su cónyuge, el 22 % en solitarios, el 8 % con sus hijos y otro restante 8 % con otros parientes.

La pensión de jubilación media en la Comunitat Valenciana es de 904,3 euros (996,6 euros en España), lo que indica que uno de cada cinco familias vive de media con menos de 1.000 euros al mes

Pero el informe señala también las diferencias existentes entre las propias pensiones. De los nueve millones de jubilados en España, la mitad tiene pensiones por debajo del salario mínimo (645 euros al mes) y en un 14 % sus ingresos están por debajo del umbral de la pobreza. En la Comunitat Valenciana hay empadronadas 915.200 personas mayores de 65 años.

«Hay algunos pensionistas que han de optar por comer o ir al médico», denunció ayer el secretario general de la Federación estatal de Pensionistas y Jubilados de CCOO, Julián Gutiérrez, que destacó que mientras los jubilados se convierten en el sustento familiar crece el gasto en salud y las pensiones van perdiendo poder adquisitivo.

«Tenemos dificultades con nuestras pensiones y encima estamos sustentando a hijos y nietos. La situación se hace en algunos casos muy dramática», señaló Gutiérrez en una rueda de prensa celebrada ayer en Barcelona y recogida por Efe.

El sindicalista reclamó al Gobierno que rebaje el IVA para alimentos y bebidas no alcohólicas a un 4 %, y el de la electricidad a un 10 %, dos grupos que se llevan buena parte de los ingresos de los jubilados.

También pidió que aumente el salario mínimo, que desde que gobierna el PP se ha incrementado en 3 euros, para que las cada vez más numerosas personas que lo perciben puedan tener una pensión mayor cuando lleguen a la jubilación.

Para mejorar la prestación de servicios y la cobertura social, el informe sobre personas mayores de CCOO propone aumentar la recaudación pública vía fiscal «pero no necesariamente incrementando los impuestos. Por un lado combatiendo la evasión y el fraude fiscal y por otro reduciendo los beneficios fiscales actuales, especialmente aquellos que no respondan a necesidades de protección».

Compartir el artículo

stats