Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puerto

El colapso del puerto de Valencia lleva a algunas empresas a usar el de Barcelona

Las camiones soportan colas de hasta seis horas para cargar en terminales de contenedores como TCV

El colapso del puerto de Valencia lleva a algunas empresas a usar el de Barcelona

El colapso del puerto de Valencia lleva a algunas empresas a usar el de Barcelona

El colapso en algunas terminales de contenedores del puerto de Valencia tras la reciente huelga de estibadores, así como el aumento de actividad en recintos como el de la concesionaria TCV Stevedoring Company, volvió a causar ayer colas interminables para los camiones que operan en el Grao (entre 2.500 y 3.000 vehículos diarios). Desde el pasado fin de semana, según fuentes de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV), los armadores han decidido desviar al menos tres buques con escalas previstas en sus muelles hacia otros recintos portuarios. Además, según fuentes del sector transitario y de la asociación de transportistas autónomos Transcont, otra consecuencia de la situación del puerto es que gran parte de las mercancías de exportación concentradas en Zaragoza se dirigen sobre todo a Barcelona para su posterior transporte marítimo.

La mayoría de los camioneros soportaron retrasos ayer de hasta seis horas en los tiempos de recepción y entrega de contenedores en el enclave portuario, una situación que está generando un profundo malestar entre estos profesionales. Según el presidente de Transcont, Javier Gimeno, la patronal de autónomos no descarta iniciar una campaña de movilizaciones para reclamar «soluciones urgentes». Los diversos operadores de mercancías del puerto de Valencia están manteniendo reuniones a lo largo de estos días con la APV para tratar de evitar mayores pérdidas económicas para el conjunto de la cadena de transporte y logística.

Los retrasos en TCV (no así en Noatum o MSC), en medio de la reestructuración y los cambios en su operativa, provocó colas de camiones en los accesos al puerto por la V-30, así como por la pista de Silla (V-31), lo que volvió a obligar a los agentes de la Guardia Civil a desviar vehículos pesados hacia otras direcciones. Ayer permanecían fondeados ochos barcos a la espera de entrar al puerto.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats