El juzgado de lo Mercantil número 2 de Valencia ha aprobado la subasta notarial de una finca en Casas Ibáñez (Albacete) propiedad de grupo Sáez Merino, en concurso de acreedores desde 2006, que tendrá lugar el 10 de marzo con un precio de salida de 240.001 euros.

En 2008, aceptó la solicitud de liquidación de las empresas que conforman el grupo valenciano que comercializaba las marcas Lois, Cimarron, Caroche y Caster, en concreto General Garments SA, Sáez Merino SAU, Sáez Merino Textile SAU, Sáez Merino Sewing SAU --matriz de confección y titular de la finca-- y Prosamer Cogeneración SLU.

El juez adjunta un escrito de la administración concursal acerca de las ofertas recibidas por esa finca, sobre la que pesaba una hipoteca a favor de la Agencia Tributaria. Según explica, se iba a vender por 185.000 euros pero uno de los ofertantes iniciales realizó otra oferta de 240.000 euros y, para "dar la mayor transparencia y oportunidades a todos los ofertantes y evitar sucesivas e innecesarias demoras", ha decidido subastarla desde 240.001 euros.

Los administradores recuerdan que el plan de liquidación aprobado por el juzgado en 2010 preveía que, salvo que se consiguieran ofertas que permitieran obtener un precio superior y se obtuviese autorización para venta directa, la finca debía ser subastada y que, en 2012, se sacó a subasta pero no compareció ningún licitador.

Al no solicitar la Agencia Tributaria la adjudicación de la finca, en octubre de 2014 se acordó la cancelación de la hipoteca inscrita a su favor sobre ese inmueble, aunque desde la administración concursal agregan que este organismo "conserva en todo caso el privilegio derivado de su garantía hipotecaria" y que, por tanto, "el importe que se obtenga en la enajenación será indiscutiblemente destinado al pago de su crédito".

El acta notarial, que el juez pone a disposición los interesados, recoge que se trata de un solar de 19.947 metros cuadrados, con una superficie edificada de 7.109 metros cuadrados que incluye un muelle de carga y descarga, un centro de transformación, lavandería y mantenimiento, oficinas, comedor, clínica y aseos, y el resto destinado a ensanches, zona ajardinada, aparcamiento y otros servicios.

Además, señala que sobre la finca figura inscrita una hipoteca para garantizar el pago de la deuda aplazada por importe de 2,03 millones de euros, constituida respecto al 70 por ciento de la deuda, por lo que la finca hipotecada respondería de 1,4 millones, y que se fijó un precio para servir de tipo en subasta de 2,03 millones.

Envío de ofertas hasta el viernes

Para participar en la subasta del próximo lunes, hay que enviar ofertas en sobre cerrado a la notaría en la que se realizará la subasta, hasta este viernes a las 14.00 horas, acompañadas de un cheque bancario a favor de Sáez Merino por importe de 25.000 euros.

Aparte del precio mínimo de 240.001 euros, el adjudicatario asumirá los gastos e impuestos correspondientes, así como el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) pendiente de pago y cualquier carga, gravamen u obligación que se adeudase, tributaria o de otra índole, incluso anteriores a la fecha de transmisión.