Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cultivo

El caqui desata un mercado negro

El 50 % de los plantones adquiridos en la Comunitat Valenciana son ilegales y provocan pérdidas de 8 millones a los viveros

El auge experimentado por el cultivo de caquis en la Comunitat Valenciana „cuya superficie ya ocupa 11.862 hectáreas; es decir, cinco ves más que hace una década„ debido a los mejores márgenes de rentabilidad en comparación con otras frutas, está generando un auténtico mercado negro de plantones en el sector que arruina a los viveros y amenza la sanidad vegetal. La Asociación Profesional de Flores, Plantas y Tecnología Hortícola (Asfplant) denuncia que el 50 % de los plantones de este frutal se adquieren ya de forma irregular y las pérdidas generadas a las sociedades autorizadas superan ya los 8 millones de euros.

La rápida expansión del cultivo de caqui ha disparado su producción hasta las 140.000 toneladas en la Comunitat Valenciana durante el ejercicio de 2014, una cantidad a la que hay que sumar la de Andalucía y Murcia, territorios donde también está creciendo en grandes cantidades. Ese volumen supone casi el triple que hace un lustro y tiene que ver sobre todo con la decisión muchos agricultores de arrancar cítricos en busca de cultivos alternativos. Las explotaciones de caquis, por término medio, consiguen rentabilidades medias un 75 % superior a las naranjeras.

Competencia desleal

La consiguiente fiebre por esta fruta, según explica el viverista y representante de la Asfplant Miguel Ángel Ricart, propicia la «reproducción clandestina» de este tipo de plantas y su posterior e ilegal comercialización en el mercado debido a la gran demanda. La autonomía cuenta con algo más de un centenar de viveros de frutales, si bien existe un floreciente sector paralelo «que no está sometido a ninguno de los controles de calidad y sanidad vegetal que sí deben superar los viveros legales», aseguran fuentes la asociación profesional integrada en AVA-Asaja.

Esta proliferación de comercio ilegal de plantones, según Ricart, está «arruinando» a viveristas, ya que este mercado negro «continúa al alza con el consiguiente perjuicio para los productores que sí actuan de acuerdo con la ley». El dirigente de Asfplant anuncia que esta organización estudia posibles denuncias contra los productores ilegales de plantones. Esta agrupación explica que la propia calidad de las plantas también sufre un considerable deterioro porque el material distribuido no está vigilado ni autorizado por la Administración.

La mayor parte de la producción de caquis se destina a las exportaciones, donde países como Estados Unidos y Canadá, así como de la Unión Europea, son los principales destinatarios. Durante la campaña 2014, gran parte del sector hortofrutícola ha notado de lleno el veto de Rusia a las importaciones alimentarias de la Unión Europea, pues este país se estaba convirtiendo en uno de los principales destinos de la fruta con gran implantación en las comarcas de La Ribera.

Compartir el artículo

stats