La unidad de inteligencia financiera española, el Sepblac, denunció ayer ante la Fiscalía Anticorrupción a Banco Madrid, filial del andorrano BPA, tras detectar operaciones irregulares que podrían indicar que la entidad ha ayudado a blanquear capitales. Además, según informaron fuentes próximas al proceso, el Sepblac, unidad presidida por el secretario de Estado de Economía, Íñigo Fernández de Mesa, y, por tanto, dependiente del citado ministerio, ha incoado un expediente administrativo por faltas «graves» y «muy graves» cometidas en la entidad dedicada al negocio de banca privada.

Tanto el expediente como la denuncia ante la Fiscalía llegan tres días después de que el Banco de España interviniera Banco Madrid y el supervisor andorrano hiciera lo propio con su matriz, BPA, acusada por Estados Unidos de ayudar a lavar dinero del crimen organizado. Entre los clientes del grupo andorrano estarían el Cártel de Sinaloa, organización criminal mexicana dedicada al narcotráfico; Gao Ping, el supuesto cabecilla de la trama china desmantelada en la operación Emperador; Andrei Petrov, presunto miembro destacado de la mafia rusa, y la petrolera estatal venezolana PDVSA.

Pero antes del aviso de Estados Unidos, y desde el pasado año, España, a través del Sepblac, cuyo fin es prevenir e impedir de la utilización del sistema financiero para el blanqueo de capitales, ya había iniciado una inspección a Banco Madrid. Por eso el jueves Fernández de Mesa, en rueda de prensa, mostraba su confianza en que el Servicio Ejecutivo de la comisión de Prevención de Blanqueo de Capitales, conocido por sus siglas Sepblac, sería capaz de actuar «de forma rápida» con Banco Madrid. En relación con esto, el Sepblac ha trasladado su denuncia a la Fiscalía tras concluir un informe exhaustivo sobre la entidad cuya elaboración ha llevado casi un año, ya que se incoó en abril de 2014 y se ha finalizado en febrero, según Europa Press. Anticorrupción estudiará ahora el informe y decidirá si los hechos denunciados son constitutivos de delito, supuesto en el cual presentaría una querella ante los tribunales de Justicia.

El consejo de administración de Banco Madrid dimitió en bloque el pasado miércoles tras la celebración de una reunión extraordinaria. El argumento esgrimido en ese momento para adoptar tal decisión fue el de facilitar el trabajo a los interventores designados por el Banco de España, aunque es probable que ya conocieran las conclusiones del informe del Sepblac. Antes de su dimisión, el consejo de administración de Banco Madrid estaba compuesto por José Pérez Fernández, presidente de la entidad y exdirector del servicio de Supervisión del Banco de España; Joan Pau Miquel Prats, consejero delegado; así como por los vocales Higini Cierco Noguer; Ramón Cierco Noguer (ambos miembros de la familia que es accionista mayoritaria de BPA); Ricard Climent Meca; Soledad Núñez Ramos, exdirectora general del Tesoro, y el secretario Rodrigo Achirica Ortega.

La intervención, tal como publicó ayer este diario, ha puesto en alerta a las grandes fortunas valencianas. Numerosos clientes de la entidad, en la que recalaron después de que esta se hiciera con la gestora valenciana Nordkapp, se han lanzado a pedir información.