30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Intervención bancaria

La firma de Cotino ligada al Banco Madrid tenía 1,7 millones en fondos con sede en Luxemburgo

Alquería Dolores atribuye el ingreso de un millón de euros en la entidad al dinero recibido del ayuntamiento por unas parcelas del Parque de Cabecera - La mercantil del expresidente de las Corts acumula 12,3 millones en recursos propios

Alquería Dolores, la sociedad de la que es máximo accionista el expresidente de las Corts, Juan Cotino, ha realizado importantes inversiones en fondos domiciliados en Luxemburgo, un país conocido por las ventajas fiscales que aplica a los grupos empresariales y al sector financiero y cuya política tributaria ha sido cuestionada en el seno de la Unión Europea.

La mercantil, en la que Cotino figura como administrador único, cuenta con unos fondos propios de 12,3 millones de euros, según el balance de 2013 depositado en el Registro Mercantil. Parte de este dinero, concretamente 1,7 millones de euros, estaba invertido en ese ejercicio en fondos de inversión con sede en el pequeño estado centroeuropeo.

Según la documentación interna de la propia Alquería Dolores a la que ha tenido acceso Levante-EMV, la inversión de mayor cuantía se concentraba en el fondo First Eagle Amundi International, gestionado por la entidad Amundi Luxembourg. Aquí había depositados 259.569 euros. Algo inferior, concretamente 209.115 euros, era la cuantía invertida en Templeton Global Bond, de la gestora Franklin Templeton Investment Funds, también con sede en Luxemburgo. En total, la empresa del que fue también exdirector general de la Policía y conseller en los gobiernos de Francisco Camps, mantenía posiciones en 17 fondos radicados en el país de baja fiscalidad.

El ducado ha sido objeto de críticas por parte de varios grupos del Parlamento Europeo tras conocerse que mantenía acuerdos secretos con grandes corporaciones para que se instalasen en él a cambio de reducir sus facturas fiscales.

La empresa invierte también en otros cinco fondos radicados en Reino Unido (2), Francia, Alemania y Estados Unidos.

Alquería Dolores es una de las mercantiles incluida en el informe que el Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales ha remitido a la Fiscalía por presuntas operaciones sospechosas a través de sus cuentas en el Banco Madrid. El organismo dependiente del Ministerio de Economía hace referencia a un ingreso de un millón de euros en una cuenta de Alquería Dolores en la filial de la Banca Privada de Andorra «de procedencia desconocida», según publicaba ayer El Mundo.

Hasta este mes de marzo, la mercantil tenía como administrador único a Vicente Cotino, también responsable de Sedesa, ahora en liquidación. Ahora, los sobrinos de Cotino, Vicente y José, siguen figurando como apoderados. Ambos están implicados en el caso de presunta financiación irregular del PP derivado de la trama Gürtel. Por su parte, Juan Cotino tuvo que dimitir tras verse salpicado por el caso Brugal y la causa sobre los gastos de RTVV durante la visita del Papa Benedicto a Valencia en 2006. En las declaraciones de bienes que Cotino ha presentado en las Corts figuraba su participación en Alquería Dolores (60 %), pero no el volumen de recursos que manejaba esta sociedad, que en 2013 cerró con un beneficio neto de 444.030 euros y un patrimonio neto de 12.3 millones.

La empresa difundió ayer un comunicado con el que trató de despejar dudas sobre el origen del ingreso en Banco Madrid. Según Alquería Dolores, el Banco de España «conoce perfectamente» el origen de los depósitos. Afirma que la relación con la filial de BPA se inició en febrero de 2014 por el ingreso de un millón de euros por trasferencias procedentes de una cuenta del Banco de Sabadell. Cotino sostiene que el dinero procedía de un proceso de expropiación de terrenos en el que se vio incursa la sociedad y que se invirtió en diversos fondos de renta fija y variable gestionados por Banco Madrid. Aunque no lo detalla, parece referirse al dinero que recibió del Ayuntamiento de Valencia tras recurrir en los tribunales el justiprecio de una parcele ubicada en el que posteriormente sería el Parque de Cabecera. Alquería Dolores acabó cobrando en 2012 unos cuatro millones de euros tras varios recursos y demora en los desembolsos del consistorio que dirige Rita Barberá, que tasó en 1998 los terrenos en 148.000 euros.

Otra parte importate de los recursos de Alquería Dolores procede de la venta que Juan Cotino hizo a sus sobrinos de su participación en el grupo familiar Sedesa, ahora en liquidación. Vicente Cotino se quedó la empresa familiar tras escindirse también los Cotino Solaz, primos de Vicente. Alquería admitió ayer que la semana pasada, tras estallar el caso Banco Madrid, dio orden al banco de vender sus participaciones en los fondos y que el millón de euros está actualmente «depositado» en la entidad.

Compartir el artículo

stats