Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

Aurelio Izquierdo demanda a Bancaja por su despido

Considera que su salida de la Fundación fue improcedente tras ser indemnizado con cerca de 150.000 euros - El exdirector general de la caja reclamaba para su marcha pactada 400.000 ?

Aurelio Izquierdo demanda a Bancaja por  su despido

Aurelio Izquierdo demanda a Bancaja por su despido

El exdirector general de Bancaja, Aurelio Izquierdo, ha presentado una demanda ante los juzgados de lo Social de Valencia contra la Fundación Bancaja por despido improcedente, según ha podido saber este diario de fuentes solventes. Izquierdo fue despedido de la entidad social, donde ejercía como director financiero, el pasado mes de marzo. Recibió una indemnización cercana a los 150.000 euros correspondientes a la aplicación de la nueva legislación laboral, que estipula veinte días por año trabajado con un máximo de doce meses. Así que cobró el equivalente a su salario de un año.

El exdirectivo tenía un contrato que fijaba su indemnización en 400.000 euros en caso de despido y esa es la cantidad que exigía antes de consumarse su salida. Ante la falta de acuerdo, ha optado por la vía judicial para reclamar más dinero. En concreto, exige que se le abonen, por despido improcedente, 45 días por año trabajado con un máximo de 42 meses.

Aurelio Izquierdo, que trabajaba en la entidad de ahorros desde finales de los años ochenta del siglo pasado como alto directivo, fue nombrado director general de Bancaja por el entonces presidente, José Luis Olivas, en septiembre de 2007. Por tanto, fue uno de los máximos responsables de la gestión que condujo al fin de la entidad. En la fusión con Caja Madrid que dio lugar a Bankia en junio de 2010, ocupó la dirección general de Negocio. En octubre de 2011, dejó este cargo al ser nombrado por Olivas consejero delegado del Banco de Valencia. Un mes más tarde, semanas antes de la intervención pública de la entidad controlada en aquel momento por Bancaja, sustituyó a Olivas en la presidencia del banco.

Tras la entrada del FROB, volvió a la caja de ahorros, donde permaneció cerca de tres años y medio en un cargo prácticamente sin funciones, en especial después de que en noviembre de 2012 la caja se disolviera y quedara solo la fundación, donde buena parte de su cometido durante esos años fue encontrar y aportar la documentación que el Banco de España y los diversos tribunales reclamaban a la antigua entidad de ahorros por las causas judiciales en las que está inmersa. Tres meses después de su regreso a la caja, Izquierdo renunció a una parte de la indemnización de 13,9 millones de euros que le correspondía por sus años de trabajo en Bancaja. Rechazó los 6,28 millones de un seguro de jubilación pero se garantizó cobrar 7,63 millones cuando se jubile, una cantidad que la fundación, con escasos recursos tras desaparecer las aportaciones anuales que en el pasado le daba la caja,tiene provisionada.

El pasado mes de julio, Aurelio Izquierdo salió de la cárcel a donde le envió el juez de la Audiencia Nacional que investiga los créditos concedidos por el grupo Bancaja para financiar inversiones inmobiliarias en el Caribe. Pagó una fianza de 500.000 euros. No es la única causa en la que está imputado. Figura en otras por el hundimiento del Banco de Valencia en su calidad de exdirector general de Bancaja.

Compartir el artículo

stats