La dirección y el comité de empresa de la sociedad de estiba del puerto de Valencia, Sevasa-Sagep, continuaban ayer sin desbloquear el proceso de contratación de estibadores durante este largo fin de semana, en el que se juntan el día de la Constitución (que se traslada como festivo en el calendario laboral al día 7) y la Inmaculada (8 de diciembre), y en el que los sindicatos no aceptan que se realicen contrataciones durante el próximo lunes. Esta situación, según las navieras, provocará retrasos de entre 24 y 48 horas en las operaciones marítimas de carga y descarga de los buques en el recinto del Grao, si bien los estibadores constatan que los servicios mínimos están garantizado.

La situación no ha pasado desapercibida a la Autoridad Portuaria de Valencia (APV), que espera que empresas y sindicatos de la estiba consigan desbloquear la situación laboral. Los sindicatos de Sevasa niegan tener «poca flexibilidad» ante la acusación de retrasar operaciones durante el puente, tal como reconoció el pasado jueves a este diario el presidente del comité de empresa, Oscar Martínez (representante de Coordinadora de Trabajadores del Mar). El comité de empresa rechaza la acusación de la dirección de la entidad de «rigidez» e «intransigencia» por no permitir contratación de personal el 7 de diciembre. En declaraciones a Europa Press, reiteró ayer que Sevasa pide a los estibadores «flexibilidad» para que la contratación de personal de los días 5, 6, 7, 8 y el primer turno del 9 de diciembre se haga el 7 de diciembre y no el 5 como se establece en su convenio, y alega que ha sido «difícil llegar a un consenso puesto que no ha habido una mesa de negociación para una modificación del mismo».

Martínez destacó que la empresa y los sindicatos se podrían haber sentado y llegar a un pacto pero no se ha convocado la mesa de negociación. La empresa considera que «el cambio del calendario laboral, con la inclusión por primera vez de tres festivos consecutivos, y la rigidez de los estibadores portuarios, perjudican al recinto valenciano otra vez». Los sindicatos exigen la contratación e otros 25 trabajadores fijos más en la plantilla de Sevasa, que crecerá en 75 a partir de 2016.