Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Big Ban angels"

La asociación valenciana de inversores de startups replica su modelo en Andalucía

Big Ban monta una delegación en Córdoba para fomentar la coinversión en empresas emergentes

Tomás Guillén, presidente de Big Ban angels. Fernando Bustamante

Big Ban angels, la asociación valenciana de inversores en startups, va a replicar su modelo en Andalucía. El colectivo, que agrupa a 130 business angels, está a punto de abrir una delegación en Córdoba. Big Ban angels es la mayor asociación nacional de inversores privados que no está vinculada a ninguna entidad universitaria. La asociación, que nació hace nueve años en Valencia por el impulso de seis empresarios, decidió hace dos años abrirse a toda España y en la actualidad cuenta con un veinte por ciento de asociados de fuera de la Comunitat Valenciana.

Big Ban angels está presidida por Tomás Guillén y su junta directiva cuenta con referentes en el mundo emprendedor como Enrique Penichet (cofundador de Bbooster y del fondo de capital riesgo Sinensis), Javier Megias (fundador y CEO de Startupxplore) o Marcos Lacruz (presidente de la patronal de energías renovables, Avaesen).

Reducción de riesgos

El colectivo valenciano de business angels apuesta por la coinversión en las startups para reducir riesgos y ese es el modelo que va a trasladar a Andalucía. Fuentes de Big Ban insistieron ayer en la importancia de compartir las inversiones en startups mediante vehículos estructurados. Los asociados, que pagan una cuota anual de 500 euros, pueden acceder a los fondos de coinversión a partir de 5.000 euros. El colectivo invierte en todo tipo de startups nacionales, aunque las valencianas tienen un peso importante. La clave es que «las aceleradoras valencianas son un buen caldo de cultivo y muchas inversiones se hacen por proximidad», apuntaron.

Big Ban tiene como socios a Sinensis Capital, Lanzadera, Angels (vehículo de inversión de Juan Roig), Ifedes, Ética, Cofial, Startupxplore, Demium Startups (la incubadora de Ismael Teijón y Jorge Dobón), Gesdocument y Blast off partners.

Los business angels valencianos invierten de media en una startups entre 20.000 y 200.000 euros.

Big Ban ha puesto ahora el foco en Andalucía para «generar sinergias». «Con la ayuda de un empresario cordobés que está en la asociación vamos a montar jornadas de divulgación para dar a conocer cómo invertimos. También queremos desarrollar escuelas de business angels de la mano de inversores con experiencia», apuntaron las mismas fuentes.

Fuerte crecimiento

La asociación valenciana de business angels nació en septiembre de 2007 con el nombre de CVBan. Seis años después constituyó su primer vehículo inversor (The road project) con 61 business angels privados y comenzó a aceptar socios de fuera de la Comunitat Valenciana. En poco tiempo, se asociaron inversores manchegos, aragoneses y murcianos y en 2014 el colectivo tomó el nombre actual.

Los criterios que marca Big Ban para entrar en un proyecto son que tenga un marcado carácter innovador, que el modelo sea escalable y replicable, que ofrezca un alto potencial de crecimiento y que se trate de operaciones de entre 20.000 y 300.000 euros.

Según el último informe de la asociación nacional de business angels Aeban, menos de un dos por ciento de los inversores arriesga su dinero en solitario y la mayoría apuesta por la coinversión para minimizar las posibles pérdidas y aumentar las probabilidades de acierto. El 30 % de los business angels españoles tienen carteras superiores a las diez inversiones.

Compartir el artículo

stats