Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ley de cajas

El IVF alaba a los gestores de Caixa Ontinyent y Oltra se opone a que se perpetúen

La vicepresidenta del Consell equipara a los consejeros con «cargos políticos» e Illueca pide que cualquier cambio legal se consensúe con ellos

El Consell no tiene una posición definida sobre una posible reforma de la ley de cajas que afectaría a los actuales gestores de Caixa Ontinyent, pero algunos de sus más significados miembros han tomado posición personal respecto a la enmienda que los grupos parlamentarios de Compromís y Podemos pretenden introducir en la Ley de Acompañamiento para igualar a doce años el tope de los mandatos de los consejeros de esa entidad, una limitación que ahora solo afecta a los independientes y que, de aprobarse, conllevaría la salida de varios históricos de la caja, como el presidente, Antonio Carbonell, el vicepresidente, Vicente Gil, y el vocal José Pla. Es un cambio legal que amenaza con abrir una brecha entre los partidos de l'Acord del Botànic, dado que el PSPV quiere aliarse con el PP y Ciudadanos para tumbar esa enmienda.

Durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consell, los medios preguntaron por esta cuestión a la vicepresidenta y portavoz. Mónica Oltra aseguró que el Consell no tiene opinión al respecto, más allá de afirmar, en términos generales, que «la perpetuación en cargos políticos no suele ser buena compañera», en la línea que se plantea en el Acord del Botànic, según informa Europa Press. Consciente o inconscientemente, Oltra equiparó a los consejeros de la caja, nombrados a instancias de los partidos, con cargos políticos.

Por su parte, el director general del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), Manuel Illueca, insistió en que el Consell no ha adoptado una decisión sobre este tema. «Se trata de una propuesta de un partido político y si es aprobada por las Corts Valencianes se aplicará, como no puede ser de otra forma», afirmó ayer a este diario. Sin embargo, Illueca añadió que cualquier modificación legal, mucho más si tenemos en cuenta que la única entidad en la Comunitat Valenciana a la que afecta es Caixa Ontinyet, porque es la única que queda, requiere «tener en cuenta la opinión del sujeto regulado». Así que, en su opinión, «si se reforma la ley, debe abrirse un proceso de diálogo» con la entidad.

Acto seguido, el director del IVF, que es el organismo público que ejerce la tutela sobre la caja, hizo una cerrada defensa de los gestores de la entidad de Ontinyent, que es, junto a la balear Pollença, la única caja de ahorros española que ha sobrevivido al ciclón de la crisis financiera. Illueca aseguró que la entidad y sus gestores «están reconocidos a nivel nacional e internacional» por haber hecho una «labor mesurada, con una excelente gestión de los riesgos» que ha garantizado su supervivencia y la de su obra social. En este sentido, expresó su «respeto y admiración por la gestión de Caixa Ontinyent». De ahí que añadiera que «no tiene sentido cambiar una norma sin consensuarla con gente ejemplar en la gestión».

Una cuestión paralela es la conveniencia de aprobar esa enmienda. La ley de sociedades anónimas establece que los consejeros independientes, por el hecho de serlo, deben tener un mandato limitado para no confundirse con la propiedad, mientras que los llamados dominicales, nombrados por esta última, pueden permanecer indefinidamente siempre que el dueño „la junta de accionistas o la asamblea general, según sea la empresa„ lo apruebe. Esta fórmula es la que recoge la ley valenciana de cajas, que, en el caso de los independientes, introduce la posibilidad de repescarlos pasado un tiempo de haber superado el límite de su mandato.

Legislación

A este respecto, Illueca precisó que el objetivo de esta última cláusula es compensar el hecho de que en la zona de influencia de Caixa Ontinyent «no proliferan las personas capacitadas para ejercer como consejeros» de la entidad de ahorros. De todas formas, cabe recordar que la anterior ley de cajas establecía un límite de doce años para todos los consejeros y ello no fue óbice para que las dos grandes entidades de la Comunitat Valenciana „Bancaja y la CAM„ acabaran desapareciendo por los gruesos errores cometidos por sus gestores.

Fuentes próximas al actual consejo de la caja interpretan que tras la enmienda de Podemos y Compromís se encuentra la intención de esta última formación de tomar posiciones en los órganos de gobierno de la entidad de ahorros si los consejeros más veteranos se vieran forzados a salir. Singularmente, mencionan las aspiraciones de ascenso de un directivo de la caja próximo al Bloc: Rafael Beneyto.

Compartir el artículo

stats