El comité ejecutivo de Feria Valencia analizó en su reunión del martes un avance de las cuentas de la institución 2016, que se cerrará en positivo. Se trata de las primeras desde 2009 en que la institución ha obtenido beneficio operativo. Tras acumular varios ejercicios consecutivos de pérdidas elevadas, que en algún año llegaron a los nueve millones de euros, la entidad presidida por José Vicente González prevé lograr en 2016 un resultado „Ebitda„ positivo de cerca de 800.000 euros. La previsión es que el año que viene los beneficios de explotación sean también positivos, aunque no tanto como en 2016, ya que el próximo es año impar y en esos ejercicios la institución no acoge certámenes bienales y sus ingresos son menores.

El resultado contable sigue estando en números rojos, dado que la institución se apunta los pagos millonarios derivados de sus obras de ampliación, que abona la Generalitat mediante una transferencia. Esta situación cambiará cuando las Corts Valencianes validen el decreto que el Consell está elaborando por el que asumirá el pago íntegro de los más de 500 millones de euros de deuda que tiene pendiente Feria Valencia.

Por otro lado, el comité ejecutivo de la institución acordó también presentar un recurso de casación ante el Tribunal Supremo contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana que ha anulado el ERE que presentó en 2011 para despedir a 106 trabajadores. Aunque los 23 exempleados que presentaron la demanda y la propia Feria han pedido al TSJ que aclare los términos de su sentencia, la institución ha decidido presentar el recurso sin conocer la respuesta ante la eventualidad de que esta se demora más allá del mes que tiene para recurrir.