La Conselleria de Agricultura ha activado el plan de vigilancia en las granjas avícolas al aire libre de la Comunitat Valenciana tras detectarse en Cataluña un primer brote de gripe aviar en una explotación de patos de recría de la comarca del Gironès (Girona), que ya están siendo sacrificados.

Fuentes de la administración autonómica valenciana aseguraron ayer que «hay que estar más vigilantes y cumplir los protocolos de seguridad» en este sector ganadero, donde no se han detectado ningún problema en este territorio. La conselleria ya ha mantenido reuniones con la Asociación Avícola Valenciana, que aglutina a las principales empresas del sector, como Huevos Guillén, entre otras.

En Cataluña los protocolos están funcionando «al máximo» y se han inmovilizado los animales de granjas de tres kilómetros a la redonda de la explotación afectada.

El Ejecutivo catalán ha ordenado el sacrificio de las 17.300 aves de esta explotación, que se dedica al engorde de patos al aire libre para la producción de foie gras, a la vez que se han inmovilizado las seis granjas de explotación avícola que hay en un radio de tres kilómetros. La inmovilización de las granjas próximas durará al menos 21 días.