Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

El TSJ da 200 licencias de alquiler de coche con conductor a una firma que compite con el taxi

Los tribunales comienzan a fallar a favor de la concesión de permisos VTC, denegados durante años por el Consell, y abren las puertas a que Uber pueda operar en València - Hay más de 2.150 peticiones rechazadas pendientes de la justicia, frente a 4.400 taxis

El TSJ da 200 licencias de alquiler de coche con  conductor a una firma que compite con el taxi

El TSJ da 200 licencias de alquiler de coche con conductor a una firma que compite con el taxi

El taxi se prepara en España, y también en València, para el segundo asalto de la batalla contra las nuevas empresas como Uber o Cabify que les hacen la competencia en el transporte privado de pasajeros a través de aplicaciones móviles. Estas nuevas plataformas se apoyan en las licencias de alquiler de coche con conductor (VTC), es decir, las que utilizan las empresas o los autónomos que tradicionalmente han prestado servicios de limusina o de transporte entre los aeropuertos y las ciudades.

Hay pocas de estas licencias. Básicamente porque la ley es restrictiva teniendo en cuenta que ese campo está cubierto por un servicio regulado, el taxi; además desde 2013 la ley es aún más limitativa, al permitir que solo haya una licencia VTC por cada 30 taxis que haya en un territorio, aunque el reglamento de esta ley no se aprobó hasta finales de 2015.

Sin embargo, los jueces están comenzando a fallar a favor de las empresas que las solicitaron y que les fueron denegadas. Está pasando en comunidades como en Madrid y parece que también en la Comunitat Valenciana.

Según reconocen desde la Conselleria de Obras Públicas y Transportes, la empresa madrileña Ares Capital acaba de obtener una sentencia favorable que le concede 200 licencias VTC, aunque están pendientes de la ejecución de sentencia. Esta mercantil, Ares Capital, opera a través de AeroCity, una firma de transporte puerta a puerta desde los aeropuertos a las ciudades; y también con Ares Mobile, de alquiler de coches de clase preferente.

En estos momentos, la Comunitat Valenciana tiene ya 450 licencias VTC de forma virtual: 216 ya otorgadas y otras 234 que están pendientes, bien por falta de entrega de la documentación requerida, bien por estar pendiente de ejecución de sentencia como en el caso de las 200 de Ares Capital, señalan desde la conselleria.

Además, los empresarios y autónomos del transporte privado de particulares que han visto denegadas en los últimos años estas licencias han llevado a los tribunales una avalancha de recursos contra la Generalitat.

Según las mismas fuentes, hay 2.179 peticiones (650 de ellas en Alicante) que fueron denegadas por la Generalitat y están pendientes de sentencia. Con esta situación, el número total de VTC a corto plazo oscilaría entre un mínimo de 450 en caso de no prosperar ninguna de las sentencias pendientes o de un máximo de 1.979 en caso de prosperar todas las sentencias a favor de las VTC.

La Generalitat ha venido denegando desde siempre la concesión de nuevas licencias, apelando a su interpretación de la legislación de esta materia, que es estatal. En este momento, la ley no permite otorgar más licencias para no superar el ratio de una licencia VTC por cada 30 taxis, según establece la ley estatal tras la reforma de 2013. En aplicación de esta ratio, en la C. Valenciana ya se supera de largo la correlación legal. Frente a los 4.400 taxis, tendría que haber solo 147 licencias, pero ya hay otorgadas 216 (serán 450 en breve). «Cualquier nueva petición habrá de ser denegada por superar el ratio», señalan desde la conselleria.

El sector del taxi, en todo caso, teme que los tribunales concedan en bloque cientos de licencias como respuesta a las denegaciones que se produjeron en los últimos años. En Madrid, por ejemplo, el TSJ entiende que la restricción 1/30 arranca a finales de 2015, cuando se aprueba el reglamento, y no con la ley de 2013. Por eso están reconociendo las peticiones denegados entre esos dos años.

Uber valora entrar en València

De seguir los juzgados de lo contencioso administrativo por este camino y obligando a conceder más licencias, la justicia estaría abriendo de par en par las calles de València para la entrada de Uber. Esta multinacional tecnológica, que después de ser prohibida en 2014 ha vuelto a operar en la capital de España pero solo con estos conductores profesionales, se encuentra en estos momentos rastreando el mercado de ciudades como Valencia y Alicante para comprobar cuántos conductores con estas licencias estarían dispuestos a trabajar con ellos.

Hasta ahora, con poco más de un centenar de licencias, Uber no ni se planteaba comenzar a operar en Valencia al no tener garantías de dar un servicio eficaz. Con el incremento de licencias, su servicio se hace más posible.

Compartir el artículo

stats